Tribuna libre

La absorción de la identidad

02.09.2016 | 04:00

Estos días de verano, tras conversaciones de mayor o menor tono con familiares y amigos, se me ha replanteado una cuestión siempre latente. ¿Por qué a los cartageneros nos nace ese sentimiento de pertenencia a Cartagena y su Comarca y no desarrollamos el sentimiento de considerarnos murcianos?

La respuesta podría ser fácil si, como ocurre en otras regiones de nuestra querida España, desde pequeñitos se nos inculcara un sentimiento ´antimurciano´, se nos asegurara que «el murciano te roba» o te imprimieran desde tu familia un sello de caracterización cartagenera. Pero no. Esto no es así. Nuestros colegios siguen la ley y no adoctrinan contra el nacido en otro sitio, en tu infancia y adolescencia nadie te insiste en cuestiones económicas y, reconozcámoslo, el origen de la mayoría de las las familias es multivariado. No es este el motivo.

Es más. Personas procedentes de otros lugares que acaban viviendo en nuestra ciudad, en nuestro campo, cuando llevan un tiempo aquí terminan impregnándose del sentimiento ´cartagenerista´. ¿Cuál es entonces el motivo? Quizá, «la absorción de la identidad». Me explico.
Conforme eres consciente de tu realidad y tu entorno, a menudo ya asentado en un sitio, en este caso Cartagena y su Comarca, te vas interesando por éste. Vas conociendo sus características y peculiaridades (no todas positivas), las vas apreciando y, finalmente, queriendo. Hasta ahí todo correcto. El ´problema´ ocurre cuando esas características tan singulares no han sido nunca, ni serán ´de Cartagena´. En una mal llamada ´Comunidad Autónoma de la Región de Murcia´, todo es Murcia. La parte engloba y confunde al todo y me temo que no es casual. La costa de Cartagena es ´murciana´, la industria de Cartagena es ´murciana´, la diócesis de Cartagena es ´murciana´, la historia de Cartagena es ´murciana´. Ya no existe Cartagena ni su Comarca. El caldero es ´murciano´, el Servicio de Salud es ´murciano´, los castillos y fortalezas son ´murcianos´. Mucho me temo, señores, que Aníbal, antes que nada, fuera ´murciano´. En lo único que sí parece que se quiere marcar una diferencia es a la hora de separar a la Comarca de Cartagena; es muy fácil leer en cualquier medio la presencia de la inexistente ´área del Mar Menor´ en un afán del divide (la Comarca de Cartagena) y vencerás.

Así las cosas, solo hace falta tener un poco de sentimiento por el sitio que te vio nacer y, sobre todo, por el sitio en el que vives y desarrollas tu actividad laboral para desarrollar un ´sentimiento cartagenerista´. Es muy fácil comprobar cómo esa actividad laboral es muy distinta si la desarrollas en (la ciudad de) Murcia o en otra parte de esta Comunidad Autónoma. Y, por poco inquieto que seas, quieres que esa situación cambie.

De la absorción de esa identidad, seas nacido aquí o no, de la anulación de todo lo que no sea ´murciano´, de observar, apreciar o palpar cómo los recursos se distribuyen asimétricamente para beneficiar a ´Murcia´ nace un sentimiento de no pertenencia a esa ´Murcia´. Probablemente esto también le ocurre a un lorquino, por ejemplo. ¿Tiene el lorquino que decir que es murciano por encima de Lorca?

En esta situación, cuando no se confunda la parte (Murcia) con el todo (una Comunidad Autónoma que nos represente, y no solo en la denominación, a todos), cuando sientas que los recursos se distribuyen coherentemente, cuando por defender lo tuyo no te llamen separatista, podré decir que esta Comunidad ha dado un avance y nos representa a todos. Mientras, seguiremos en el furgón de cola de España sin representación ni fuerza a escala nacional, en una Comunidad llamada Murcia, de una Región llamada Murcia, de una Provincia llamada Murcia, de una ciudad llamada Murcia, en la que todo lo demás no existe, salvo para que sea ´murciano´.

Desde la Plataforma por la Biprovincialidad, cuyo lema es ´dos es más´ (ya me explicarán lo hiriente que es para un murciano), pretendemos la restitución de la antigua Provincia de Cartagena para un mejor encaje de ésta en la Comunidad Autónoma a la que pertenecemos y, por supuesto para un mayor desarrollo de ésta, no solo de Cartagena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine