Dos veces breve

Saber desdecirse

12.08.2016 | 04:00
Saber desdecirse

A Albert Rivera se le sacude por su anuncio de apoyar a Rajoy bajo condiciones, tras haberlo repudiado en toda forma posible, pero la política es también el arte de cambiar la faena sin perder los trastos. En un acuerdo de cualquier clase las partes se desdicen algo de su postura anterior. Sin desdecirse no habría acuerdo en nada, ni por tanto sociedad, que es un tejido de acuerdos. Entre el valor sagrado de la palabra y el mus jugado de boquilla hay una franja intermedia, donde se juega a la política, a cualquier altura. Francisco no ha ido muy lejos, pero, ¿le habrían votado los cardenales de haber sabido que llegaría hasta donde ha llegado? En este billete, días antes de su elección, ya se dijo que la única opción de cambio era que el futuro Papa fuera argentino (encima resultó jesuita). El elector, cuando elige, sabe de sobra que el elegido engaña algo (y por tanto no se engaña).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine