Tribuna Política

Un partido con proyecto e ideas frente a un gobierno incapaz

07.08.2016 | 04:00

Cartagena ha vivido en los últimos 20 años su mayor transformación gracias a las políticas del Partido Popular, un cambio reconocido por toda la sociedad cuya inercia se ha ralentizado desde que la ineficacia y el desgobierno se instalaron en el ayuntamiento de Cartagena de la mano de partidos más preocupados por repartirse los sillones que por solucionar los problemas de los cartageneros.

Los hechos están demostrando que no se puede vivir mucho tiempo de las rentas, y lo que hoy nos ofrecen quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones son políticas basadas en el enfrentamiento y la crispación como escudo para tapar su incapacidad de gobernar.

El Partido Popular acaba de abrir una nueva etapa en la que un equipo joven, nuevo, con experiencia y ganas, ha tomado el relevo a quienes han liderado un período que ha llevado a consolidar a Cartagena como una gran ciudad.

La evolución de nuestro municipio, la recuperación del patrimonio histórico y cultural, la modernización de los barrios y diputaciones, la consolidación del turismo como actividad económica, el despegue industrial, la transformación del Casco Histórico son el resultado de un esfuerzo colectivo en el que la sociedad se puso al lado de un gobierno dirigido por un partido sólido y con ideas claras, como el Partido Popular.

Esa inercia de crecimiento y progreso de Cartagena se encuentra paralizada porque quienes se han repartido los despachos en el Palacio Consistorial, los partidos del Gobierno, ocupan su tiempo en darse portazos y ponerse zancadillas entre ellos, para repartirse el poder y a la vez vigilarse los unos a los otros. Y nuestro municipio no se merece ese desgobierno.

Buscar refugio en el populismo, inventar polémicas y utilizar el enfrentamiento permanente como estrategia política para tapar la inacción e incompetencia solo conduce al fracaso. Y lo lamentable es que partidos de proyección nacional como el PSOE sean el soporte de esa inoperancia, de esa forma revanchista y estéril de dirigir una ciudad sólo por la ambición de hacerse con el poder sin importarles que su apoyo es el fuelle que sustenta esas malas prácticas.

Desde el Partido Popular sabemos que esas políticas no benefician en nada ni a Cartagena ni a sus ciudadanos, nos aíslan y, sobre todo, destruyen los puentes que un Ayuntamiento necesita tender en la búsqueda de la colaboración y cooperación de otras Administraciones para sacar adelante proyectos e iniciativas buenas para el municipio.

Difícilmente se puede hacer buena política cuando se gobierna desde el rencor y la improvisación, cuando las únicas decisiones que se toman son las de derribar y demoler todo lo que con gran esfuerzo se ha construido durante estos años. Frente a esa manera fracasada de entender el ejercicio del poder, el Partido Popular es el instrumento útil que Cartagena necesita para recuperar la senda del crecimiento y la modernidad.

Vamos a seguir defendiendo los intereses de los cartageneros desde el ejercicio de una oposición seria y rigurosa, y lo vamos a hacer manteniendo un contacto abierto y permanente con la ciudadanía, porque estamos convencidos de que la participación es imprescindible para pulsar sus preocupaciones e inquietudes.

Tenemos proyecto, ideas, un gran equipo y la ilusión por recuperar el sitio que le corresponde al partido que mejor ha sabido en el último cuarto de siglo dirigir el destino de los cartageneros. A ellos nos debemos y en la defensa de sus intereses estamos comprometidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine