Opinando entre lobos

El debate sobre la Región

13.07.2016 | 04:00
El debate sobre la Región

Hoy empieza el debate de la región en la Asamblea Regional. El presidente, Pedro Antonio Sánchez, dará cuentas de su año al frente de la ´casa blanca´ murciana, hablándonos de lo del déficit de cuartos, del agua, del Gorguel, del Corredor Mediterráneo, del AVE, del puerto y de lo bien que nos va el turismo. Ya les anticipo que, diga lo que diga, el resultado será el mismo. La oposición dirá que no le gusta, que no es suficiente o que se ha equivocado, para terminar cargando las tintas con lo de la educación y la sanidad, que es donde tienen un hervidero de votos por la sensibilidad de los temas, ellos y los sindicatos.

No escucharán ustedes ni una sola frase, aunque sea pequeña, que venga a reconocer que algo bueno ha hecho PAS en este su primer año como presidente.

Al igual que para ser presidente se debieran exigir más requisitos que el deseo o interés de que quien puede quiera ponerte, bien por continuismo, interés personal, sumisión absoluta o peloteo ardiente, para ser líder de la oposición también los nominados debieran reunir unos requisitos mínimos, entre los que estarían el reconocimiento a lo bien hecho, lo haga el partido que lo haga.

Pedro Antonio ha culminado un magnífico año al frente de la presidencia de la Comunidad y eso, aunque les joda a algunos, es una verdad incuestionable.

Sin un duro, con proyectos envenenados, con meteduras de pata de otros, sin mayoría absoluta y con decenas de casos de corrupción, su camino ha sido muy complicado. Y encima ha tenido una oposición implacable, que le ha estado metiendo todas las puyas que ha podido y alguna más, aunque con ello se perjudicase a los murcianos.

Y digo esto último porque hacer oposición no es sólo tirar por tierra cuanto hace el que gobierna en el nombre de la ciudadanía y bajo el derecho de oponerse a todo lo que el otro hace. Hacer oposición es avisar de que lo van a hacer mal o, en su caso, de los riesgos que puede sobrellevar tal actuación; es colaborar en proyectos que son positivos para la región aportando ideas; es aunar fuerzas para conseguir superar enormes dificultades y es darle caña al Gobierno si no hace caso de nada de lo que se le dice.

Pero en nuestra región, nada es así. Aquí no hay más santo y seña que ´leña al mono hasta que hable´ y, cuando hable, ´más leña por hablar´. Da igual lo que en este debate Pedro Antonio diga; ya les digo yo que la oposición lo va a poner pringando como si cuanto se ha hecho estuviese mal. Le sacarán la corrupción como bandera que oculte los éxitos que ha obtenido en su gestión y hasta le responsabilizarán de la falta de lluvia y de la pertinaz sequía.

Mi admirado Rafael González Tovar, al que hay que agradecerle que haya apoyado los presupuestos, demostrando que su hija le ha insuflado un espíritu de Estado que hasta ahora era desconocido o estaba muy oculto, intentará en este debate machacar a Pedro Antonio no tanto ppara hacer oposición como para intentar sostenerse en el sillón de líder de la oposición, ganando puntos ante los suyos. Su mayor interés en el debate será él mismo... Discúlpenle, pero lo necesita.

Mi Miguelín Sánchez, un hombre honesto y honrado que ha ido de menos a más en la política del último año, hasta el punto de haber conseguido ser la oposición más seria al PP en la Asamblea, combinando el apoyo puntual con la crítica y censura constructiva. Su interés no es él mismo, sino el de todos los murcianos. Estoy seguro de que cuanto diga en el debate estará cargado de sentido común y de defensa de la Región de Murcia por encima de partidismos. Es el líder que más ha luchado contra la corrupción, contra la dictadura democrática que podría suponer un PP fortalecido y contra el octavo consejero del Gobierno de PAS, que tan bien mueve los hilos, lo que le ha supuesto un desgaste político y personal dentro y fuera de su partido, especialmente porque muchos están interesados en vender una imagen de él que no es real, para beneficio propio o ajeno. Miguel ya es un buen político, cercano al pueblo y preocupado por el más mínimo problema de los ciudadanos que pase por su mesa. Allí donde le llaman va y donde le piden ayuda, se vuelca. Una pena que además de apoyar a Pedro Antonio, lo que está muy bien, no quiera participar activamente del Gobierno regional, asumiendo responsabilidades, como es la nueva tendencia de Ciudadanos por todo el país€; seguro que lo haría mejor que muchos.

Bien, y lo de Oscar Urralburu está cantao. Este sí que no va a la Asamblea Regional a escuchar lo que vaya a decir el presidente PAS; vamos, ni caso. A él lo que más le interesa es lo que él le va a decir, que será de tó y un poco más. Seguro que sin escuchar a PAS ya tiene escrito todo lo que le va a decir. Si PAS dice blanco, él negro; si sube, él baja; si se sienta, él de pie... y así todo. Oscar tiene talla de político, pero no tiene más remedio que asumir el rol del partido al que pertenece; otra actitud menos extremista y derrotista le llevaría a tener que marcharse. Lo que es una pena, porque valer, vale un montón.

Así que, queridos lectores, no esperen mucho más de este Debate sobre la Región de lo que aquí les he contado. Ojalá nos den alguna sorpresa agradable, pero si están ustedes de vacaciones o tienen algo que hacer, no dediquen ni un minuto a este paripé de la política porque no se lo merecen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine