Dos veces breve

Gestas con poco público

09.07.2016 | 04:00
Gestas con poco público

¿Cuántos aumentos debería tener uno en los ojos, en plan superpoderes, para ver rotar la sonda Juno alrededor de Júpiter? Esto se me ocurre mientras miro al planeta, que luce hacia el Oeste al anochecer. Un juego del tipo ponerse a pensar en cuántos abuelos de abuelos nos separan del tiempo de Cristo, como primer peldaño, y seguir luego subiendo hasta la prehistoria. La palabra incalculable da cuenta de nuestra incapacidad para comprender de veras cosas tan lejanas en el tiempo o en el espacio. Bien mirado creemos en ellas por fe en la ciencia, una fe fría como el espacio mismo: no es imaginable que, para celebrar el evento de «nuestra» llegada a la órbita de Júpiter miles de personas se concentren al anochecer, por ejemplo, en la Puerta del Sol, y griten, mirando hacia ese punto del cielo hacia el Oeste, ¡hemos llegado! ¡hemos llegado! Encima no es posible hacerse un selfie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine