La Feliz Gobernación

Van a por él

"Ciudadanos ha vetado a su portavoz para la asamblea general de CROEM, le hizo el vacío durante la reciente campaña electoral, y lo amonesta con escritos por sus retrasos a reuniones en la Asamblea Regional. Lo presionan para que renuncie"

03.07.2016 | 20:29
Miguel Sánchez.

CROEM no lo ha invitado a su asamblea general del próximo miércoles. Se supone que no por voluntad de la organización empresarial, sino porque ésta atiende al protocolo que le remiten los respectivos partidos. En ese protocolo no está Miguel Sánchez, portavoz regional de Ciudadanos y de su Grupo Parlamentario, y líder electoral en las autonómicas, es decir, candidato de ese partido a la presidencia de la Comunidad. Un dato.

Pero hay muchos más. Al parecer, alguien recomendó a Sánchez que no hiciera acto de presencia en el acto que, al inicio de la última campaña electoral, protagonizó Albert Rivera en Los Alcázares. «Es mejor que no te presentes allí, porque los protagonistas deben ser los candidatos», debió recomendarle un ´buen compañero´. No obstante, Sánchez acudió al acto y saludó al líder nacional. Tampoco fueron muy generosos en el partido para encomendarle misiones de campaña ante el 26J. Sánchez participó en un buen número de actos, pero por su voluntad, al margen de la programación establecida. Y, sobre todo, porque mantiene buena relación con Miguel Garaulet y José Luis Martínez, los diputados electos por Murcia. Ambos han revalidado sus escaños a pesar de la considerable bajada de votos, pero el primero estuvo a punto de ser destronado de la cabeza de cartel por Antonio Puche, figura emergente en el nuevo aparato del partido (es secretario de Política Institucional) y, al parecer, un hombre con mucha prisa en la vida política. Dicen en Ciudadanos que durante dos días fue el sustituto de Garaulet, hasta que presentó su currículo. Cuando militó en las Nuevas Generaciones del PP se mantenía en el círculo de confianza de Pedro Antonio Sánchez, y hay quien dice en Ciudadanos que todavía permanece en él.

Miguel Sánchez se ha convertido en una figura incómoda para los actuales dirigentes de Ciudadanos. Está siendo castigado con un aislamiento agobiante, del que participan activamente sus compañeros del Grupo Parlamentario, de parte de los cuales ya ha recibido algunas amonestaciones (formalizadas oficialmente en escritos) y advertencias por faltar a reuniones o llegar tarde a ellas, técnicas de colegio que, por lo visto, se han encarnado en Ciudadanos.

Tras la crisis del ´caso facturas´, la confianza del partido fue trasladada a Juanjo Molina, nombrado secretario general del Grupo, un hombre que goza de los estándares políticamente correctos que, al parecer, no se aprecian en Sánchez. Pero Molina es un político incógnito, cuyo prestigio se debe a su silencio, es decir a que no se equivoca por no arriesgarse a hacerlo, aunque en Podemos lo tienen bien retratado. En las negociaciones sobre los presupuestos regionales, se dirigió a ellos para admitirles una enmienda con el argumento de «está bien, eso para los pobres y esas cosas de las que os preocupais vosotros», una manera de expresarse que denotaría una mentalidad bien fácil de definir. Muchos diputados de la Asamblea, especialmente en el ámbito de Podemos, se muestran sorprendidos del jaleo interno que se llevan en Ciudadanos, con producción constante de anécdotas insólitas en un partido de tan reciente creación.

Algunos de los compañeros de Juanjo Molina en Ciudadanos difunden estos días en foros de militantes su adscripción en 2011 a una organización denominada Partido de la Regeneración Democrática, cuyo logo se asemeja a un yelmo quijotesco, con el que obtuvo 1.100 votos en las autonómicas de aquella fecha y unos 600 en las siguientes generales. Los datos sociales de ese partido se corresponderían todavía, pues permanece registrado, con su domicilio y su teléfono.

En Ciudadanos, muchos tienen un fondo de armario político que resulta incómodo, sobre todo cuando las cosas no van del todo bien. Pero en realidad, lo que más se aprecia es un efecto tipo ´envidia de PP´, parafraseando a Freud, como se deduce del giro a que se presta una buena parte del aparato, poco partidaria de la confrontación con el ´partido padre´, frente a la actitud que presenta Miguel Sánchez, quien sí creyó desde el principio en una política diferenciada y de tono regeneracionista que, al final, ha fatigado a los dirigentes que aspiran a ´colocarse´ en paz con el PP, al que no consiguen doblar el pulso, tal vez precisamente porque ya han cesado en sus exigencias a la vista de que no creen en ellas.

La caída en desgracia de Sánchez se produjo a partir del ´caso facturas´, una operación autorizada por el comisario político externo Argueso, un tipo oscuro, que ha gobernado a Ciudadanos Murcia desde la Comunidad Valenciana „pocos dudan de que sigue haciéndolo„; las consecuencias de dicho caso debían sacudírselas sus responsables reales y encontraron en Sánchez la pieza más débil, pues firmó las cuentas del Grupo Parlamentario en que se incluían las ´facturas trampeadas´. Le acusaron de ser el responsable de filtrar el caso a la prensa, ya que como suele ocurrir, los políticos afectados no se preocupan tanto por el fondo de la cuestión como por el hecho de que ésta sea aventada a la opinión pública. Poco importa que resulte paradójico que Sánchez hubiera filtrado un caso que le acarreaba complicaciones a él mismo y en primer lugar, pero en Ciudadanos necesitaban un responsable que hiciera de cortafuegos con Argueso y el insuficiente secretario de Organización nacional, Hervías. Ahí estaba Sánchez.

De poco le ha servido al portavoz formalizar la propuesta para que Mario Gómez, recién destituido como delegado de Ciudadanos, recuperara su poder al convertirse en coordinador. El gesto parecía alentar la reparación de unas relaciones que vendrían a dar estabilidad al partido y a su acción institucional. Pero fue flor de un día. La convivencia en el Grupo Parlamentario está destrozada, y otros agentes como el mencionado Puche han tomado las riendas. Les sobra Sánchez.

Tal vez no lo han destituido aún de sus cargos porque parecería poco presentable ante la opinión pública que se deshicieran del hombre que presentaron hace tan sólo un año como idóneo para dirigir esta Región y que obtuvo unos resultados muy meritorios en aquel momento, tras lo cual lideró una oposición muy contundente frente al PP y le arrancó una amplia baraja de compromisos, a cuya exigencia de cumplimiento el actual Ciudadanos ha puesto el freno. Pero lo cierto es que todo indica que intentan llevarlo al aburrimiento o a la exasperación hasta que logren sus renuncia o su salto al Grupo Mixto, que todo podría ocurrir. En otros contextos se diría que le están haciendo bullying político.

¿Y qué actitud mantiene Miguel Sánchez, de momento, frente a ese acoso persistente? Hago un preguntado en Ciudadanos sobre su actitud en la ejecutiva del partido. La respuesta es: «¿La ejecutiva del partido? Jamás se ha reunido». Como es bastante difícil de creer que un partido se conduzca sin que sus dirigentes se reunan alguna vez, quizá sea lógico suponer que la dirección se reune sin convocar a Miguel Sánchez, a pesar de que pertenece a ella por su calidad de portavoz. Pero también es posible (estamos hablando de Ciudadanos) que no haya reuniones.

Prueba de que Ciudadanos Murcia transita en la confusión es que ni siquiera ha sido señalado con una chincheta preferente en el mapa nacional del partido con vista a las recientes elecciones generales. Nadie importante de la dirección nacional ha aparecido por aquí. Muy al principio, Rivera bordeó la Región con un visita a una fábrica de Los Alcázares en lo que parecía un acto electoral, pero procuró no adentrarse a Murcia o Cartagena. Después, el silencio. Y eso que la Región se desveló el 20D, y antes en las municipales y autonómicas como un granero muy surtido para Ciudadanos, una fuerza política que es la segunda todavía en algunos de los principales enclaves municipales. Y que, a pesar de la espectacular recuperación electoral del PP murciano, ha conseguido mantener sus dos escaños en el Congreso. ¿Por qué la dirección nacional les ha dado la espalda? ¿Por qué los ha abandonado a su suerte ante el 19J? La única respuesta posible consiste en suponer que el ´caso facturas´ y el posterior de las escuchas telefónicas, así como los absurdos problemas surgidos en Molina de Segura, más la constatación en reuniones celebradas en Madrid con los miembros más relevantes de Ciudadanos, han llevado a que en la sede central acaben percibiendo a la organización murciana como una caja de bombas. Mejor no acercarse mucho, por si estallan.

¿Quién lidera C´s en Murcia? Esa sería una buena pregunta para empezar a entender algo. Sabemos que el líder del PP es Pedro Antonio Sánchez; el del PSOE, Rafael González Tovar, y el de Podemos, Óscar Urralburu. Pero ¿quién es su equivalente en C´s? Alguna vez creimos que Miguel Sánchez, pero es obvio que no es así. Entonces ¿quién?

Tenemos a una delegada, Valle, que no habla. Primero decían que no lo hacía porque «todavía no está preparada», lo cual es ya significativo. Y después, porque su cargo es relativo a la política interna, lo que no impedía a su antecesor, Mario Gómez, comparecer con frecuencia permanente ante los medios. Tenemos al propio Gómez, recuperado como coordinador, pero tampoco está claro lo que eso significa; desde luego, lo que se dice coordinar lo hace poco, dado el desbarajuste que aquí relato. Y finalmente, tenemos a Miguel Sánchez, completamente apartado hasta de los actos de representación pública, tanto internos como externos. ¿Se trata, pues, de que Ciudadanos es un partido al estilo de la CUP catalana, en que nadie manda y mandan todos, asambleario, posmoderno y raro? Más bien cabe sospechar que, en realidad, no es un partido, sino una patulea. un club mal avenido integrado por políticos que no han encajado en las grandes formaciones y han probado oportunidades por las periferias hasta dar con este invento, arropados por Albert Rivera, un líder muy compacto bajo el que, sin embargo, anida el más puro oportunismo.

Van a por Miguel Sánchez. Y lo batirán, sin duda, pues no es concebible que esa convivencia aguante tres años más. Pero cuando acaben con él empezarán a devorarse entre ellos. Será curioso comprobar quién queda si antes no han conseguido cargarse por complejo el juguete.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine