Café con Moka

'Edredoning' político

17.06.2016 | 04:00
'Edredoning' político

He de confesar que no estoy siguiendo demasiado esta campaña electoral, que pocos defienden y menos aún apoyan, porque de todo se cansa una; aunque otrora „y no descarto que así vuelva a ser„ la comunicación política haya sido uno de mis principales intereses. Y es que hubiese sido más razonable, económico, saludable y hasta, probablemente, democrático que un pacto entre partidos hubiese acabado con este ´desgobierno´. Pero no sufran, que no faltaré a mis principios en este artículo hablando de política al uso y mucho menos un viernes de mediados de junio, que los calores en Murcia no perdonan. Pero me apetecía mucho reflexionar en voz alta sobre el nuevo modelo o formato de campaña al que desde hace unos años vamos derivando, en el que más que buscar un presidente de Gobierno parece que hacemos cásting para compañero de piso.

Me habrán visto pocas veces pronunciarme sobre estas cuestiones, más allá del estilismo de nuestros gobernantes o aspirantes a, pero está vez sí que daré mi opinión, y es que estoy totalmente en contra de la política espectáculo que impera en muchos medios de comunicación. Hace unas semanas, en el cara a cara entre Rivera e Iglesias, Jordi Évole hacía una reflexión a ambos candidatos apuntando que habíamos visto presidenciables llorar, besarse en la boca, dar vueltas de campana en un rally e incluso cantar y tocar la guitarra. Y se preguntaba qué era lo que no íbamos a ver en televisión. Yo sinceramente no apostaría mi mano a nada por temor a perderla ya que creo que una vez sobrepasados ciertos límites, the show must go on.

En mi humilde opinión considero que en un cásting de presidentes es innecesario e irrelevante saber a qué hora y con qué frecuencia le gusta a Rivera practicar sexo e incluso conocer que obra entre las pertenencias de Pablo Iglesias un juego de dados eróticos, porque mis intereses hacia sus personas distan mucho de ser sexuales. Pero no por ser ellos, o porque me gusten más o menos las coletas, me ocurre lo mismo con el resto de candidatos. Aunque parece que no comparto intenciones con otras compañeras de profesión que no tienen pudor en confesar que se vuelven locas con el culito de Sánchez. No sé quién lo hace peor, si unos por proponer o los otros por aceptar. Quiero unos candidatos formados, informados, preparados, cercanos, sinceros y honestos, entre otras cualidades, dejando claro que la cercanía está muy lejos de estas confidencias de programa del corazón. Políticos que demuestren solvencia para hacer de España un país mejor, que para las cañas y las juergas ya tengo yo a mis amigos. No sé cuál fue el origen de esto ni, por supuesto, dónde vamos a llegar pero creo que cierta intimidad familiar y personal da un aire de respeto a los candidatos. Creo que esto es algo que iba haciendo bastante bien Rajoy hasta que soltó un cachete a su hijo en un programa de radio deportiva. Habrá que esperar a lo que nos queda por ver.

Es evidente que la sociedad quiere espectáculo, pero creo que para eso están los realitis que mandan a Mila Ximénez, Yurena „o Tamara como siempre la conoceremos„ e Isabelita Pantoja a pasar penurias a una isla. Y si no, para las próximas elecciones, en vez de mítines, encuentros o pegadas de carteles los mandamos a un Gran Hermano Moncloa a ver como hacen ´edredoning´.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine