Tribuna

Acuamed no quiso envenenar el agua del Ebro

14.06.2016 | 04:00
Acuamed no quiso envenenar el agua del Ebro

Desde hace unos días, una serie de periódicos acusan a ACUAMED de querer envenenar o contaminar el agua del río Ebro, añadiéndole ácido clorhídrico.

Este caso, en la prensa, se ha visto influenciado por la falta de información y formación científica, que tiene la sociedad actual, y por ende, algunos periodistas.

El ácido clorhídrico es un compuesto formado por cloro e hidrógeno.

El cloro se utiliza para proteger al agua de las posibles bacterias que puedan llegar a ella. A lo largo de la Humanidad, el cloro ha salvado más vidas que todos los hospitales del mundo juntos. Toda el agua que bebemos de los grifos está acompañada por el cloro.

El hidrógeno forma parte de la propia molécula del agua. Está en la atmósfera y aún no ha matado nadie.

El cloro y el hidrógeno juntos forman el ácido clorhídrico. Se usa como corrector de la 'basicidad' del agua, con mucha frecuencia, en todos los rincones del mundo. Seguro que lo que ACUAMED planteaba en el embalse del río Ebro era corregir adecuadamente el equilibrio ácido-base del agua embalsada. Es una operación normal a efectuar cuando se quiere potabilizar el agua excesivamente básica, o conseguir un agua, donde puedan vivir cualquiera de las especies animales del medio por donde ha de pasar dicha agua.

Además, según las conversaciones escuchadas, se está hablando de una cuba en un embalse. Eso equivale probablemente a una gota en un depósito de cinco litros. Y si son más cubas, no pasa nada. ¿Saben que el ácido clorhídrico se puede emplear en la potabilización del agua en las potabilizadoras? ¿Saben que el mismo ácido se vierte en una o más cubas en los sondeos, que proporciona agua de rocas calizas, para eliminar las incrustaciones calcáreas? Y después se extrae agua potable.

Por supuesto, que si una persona se bebe un vaso de ácido clorhídrico, puede pasarlo muy mal, e incluso morirse, porque le quemaría, pero este no el caso. También con 1.000 aspirinas, se va a morir. Es cuestión sólo de dosis.

Verán, por tanto, que es imposible pensar en envenenar agua. Es una falacia. Cuando ya se tiene al árbol caído, tres golpes más.

Por otra parte, aunque es un tema distinto, respeten el nombre de ACUAMED, ataquen solo a las personas corruptas, pero el resto del personal de la empresa, que son muchos, son personas honradas, que no tienen por qué sufrir los errores de unos pocos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine