La balanza inmóvil

Miguel, Cristóbal y Francisco

20.05.2016 | 04:00
Miguel, Cristóbal y Francisco

No todo va a ser Quijote y Cervantes este año y los consejos que aquél daba a Sancho cuando lo hizo gobernador de la ínsula Barataria, tan actuales como el relativo a que evite la corrupción, sobre todo de los jueces, o que además deberían fomentar la misericordia y la equidad en sus resoluciones. Es decir, nada nuevo bajo el sol de este mundo cinco siglos después. Bueno sí, resulta que hay un papa, a la sazón argentino y, por tanto, enrollado, sin la pedantería y cursilería de Valdano, que se ha puesto el orbe por montera y las botas de gaucho, y está dibujando los puntos sobres las íes contra el catolicismo más rancio. Dice que los divorciados y los gays no son malos 'per se', e incluso que las mujeres van a poder bautizar y casar en un futuro. Lo de bautizar tenía entendido que en caso de urgencia podemos hacerlo cualquiera, pero lo de matrimoniar es más novedoso. A lo mejor es una copia de los matrimonios civiles que hacen los notarios, concejales y letrados de Justicia lo pueden hacer. Animo a Paco Primo a que siga en esa línea aperturista y llegue a autorizar que los curas se puedan casar y que las mujeres puedan ejercer el sacerdocio. El pueblo está contigo si también lo está el Espíritu Santo, no hay duda.

Pero hoy, otro histórico, de los pocos que en EE UU saben quienes son, a pesar de tanta hamburguesa, pero porque lo celebran con un dulce despertar, con fanfarrias y libre pasacalles por las avenidas neoyorquinas cada 12 de octubre, es digno de mención. Cristóbal Colón, porque hoy hace 510 años que la palmó en Valladolid a la edad de 55, como consecuencia de un ataque cardiaco causado por el síndrome de Reiter (artritis reactiva). Lástima que muriera tan joven, viejo para esa época, pues murió rico y sin saber que había descubierto América. Seguía pensando que había dado una vuelta por Asia. Descansa ya en paz parece ser, pues no le ha sido nada fácil, si se tiene en cuenta que sus restos mortales han sido trasladados de un lugar a otro hasta en cuatro o cinco ocasiones, de Valladolid a La Cartuja de Sevilla, de ahí a Santo Domingo, La Habana, y nuevamente a Sevilla (Catedral)? o no, pues aún no se sabe seguro. Lo único claro es que la familia de Alba ha querido vender un manuscrito de Cristóbal a su hijo Diego, por veintiún millones de euros, y la Justicia española no se lo ha consentido Todavía le quedan 22.000 legajos. Así que su ruina no va a ser.

Vaya año de celebraciones. Que si Cervantes y su resentimiento con la Justicia, pues no en vano cuentan que su Quijote lo escribió estando preso en la cárcel de Sevilla, total por unas deudas civiles, lo que ya no sucede en nuestros días, donde como mucho te embargan y respondes con tus bienes presentes y futuros de las deudas contraídas, salvo que seas 'honorable' y lo hayas heredado de tu papi. Engañaron a Cervantes, cuentan las crónicas, sus propios amigos o socios en el negocio, y pagó los platos rotos. Entre esa vez y otras varias que también sus huesos tocaron la trena es de entender que tuviera atragantada a la Justicia y a los jueces.

Cervantes y Colón por sus centenarios y el papa por su inteligente aperturismo copan este triunvirato. Y la guinda serán las próximas elecciones, donde junto a los partidos tradicionales que no se ponen de acuerdo, se preconiza el de las urnas vacías. Interesante situación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine