Por si encaja

Tiempo de valientes

19.05.2016 | 04:00
Tiempo de valientes

Sigo la travesía actual de Buenafuente de aquella manera. Pero la emisión de este capítulo la aguardé con impaciencia. Con «sólo un día no vamos a reír», el payaso de la imaginación dio paso al improvisado estudio en Lesbos adonde se había desplazado para alentar a los especímenes solidarios allí establecidos, acompañado de ese trovador del mar que nos une y que hemos convertido en escarnio, llamado Serrat.

El profesional del salvamento sobre el que nuclea el reportaje pegó en septiembre un respingo en el sofá, se ofreció a las administraciones y nadie le echó cuenta. Los que nos representan son quienes aún no han contestado a los mensajes de situación que continúa transmitiéndole la embajada de voluntarios. El expedicionario que abrió el programa de Andreu se llama Óscar Camps, no confundir con Paco, tan solícito siempre con los accidentados. Debe ser como respuesta al arraigado pasotismo de las autoridades nativas por lo que este país nuestro es el que más cooperantes proporciona a la crisis humanitaria. Algo así como cuando Benedicto XVI cayó por Valencia y Cotino salió al encuentro, pero al revés. Por alguna vía es preciso respirar. Pero sobre el terreno hay que echarle bemoles.

El día de septiembre que llegaron estos valientes se cargaron móviles y lo que llevaban encima porque tuvieron que arrojarse al mar nada más avistar el panorama. Ya por la carretera se cruzaron con un regimiento de caminantes empapados sin que nadie hiciera nada por ellos. Hasta 8.000 personas han alcanzado la orilla muchos días. Un mes después se produjo un naufragio descomunal que dejó a Óscar paralizado los cinco segundos que podía permitirse antes de decidir por dónde empezar. Siria es el tablero de ajedrez en el que está metido hasta 007 y así anda, claro, con Europa por ahí cubriéndose de gloria. No había más que ver los rostros severos del auditorio solidario mientras El Nano lo llevaba de Algeciras a Estambul.

Una forma sencilla y estimulante de rasgar la guitarra contra los que han perdido por completo la sintonía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine