Buenos días

Educación de mínimos

14.05.2016 | 04:00
Educación de mínimos

Finlandia está de moda. Es el país a imitar desde el punto de vista educativo. Se ensalza su sistema, sus resultados... Poco se dice del presupuesto que le dedica a la Educación, ni el salario que le paga a sus profesores –a más de uno le puede dar un síncope–. Intentar imitar algo con unos recursos de mínimos, como poco, da risa. Porque, como es habitual, lo que se pretende es poner el peso de ese logro en los de siempre: en los docentes: ´Oye, mira qué divino, a ver si conseguimos lo mismo. Ánimo chicos, que vosotros podéis´. Pero de rascarse el bolsillo... Ah, de eso, nada. La de la Región de Murcia es una educación de mínimos. Podría poner muchos ejemplos, pero me voy a centrar en un caso que, para mí, es sangrante. Si un profesor se pone enfermo, salvo excepciones, no es sustituido hasta que no pasan 15 días. No se puede decir que sea por falta de personal. En Educación Primaria, los compañeros cubren el hueco. En Secundaria, si no logran ajustar el horario, y los críos salen o entran una hora antes o después, los aguantan como pueden. Pero esas clases se pierden. Lo mismo ocurre en los Conservatorios y en Enseñanzas Especiales. Menos mal que nos queda Finlandia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine