La Escalera

Grandes engaños, graves desprecios

10.05.2016 | 04:00
Grandes engaños, graves desprecios

Pendientes de la concreción de la alianza electoral Podemos-IU/Unidad Popular, pacto difícil por cuanto, además de estipular las condiciones globales, ha de concretarse en los distintos territorios, muchas personas en esta Región venimos propugnando, tiempo ha, la urgencia de que las fuerzas progresistas y de izquierdas tomen el timón de la nave regional. La gestión política del Partido Popular en la larga era del expresidente Ramón Luis Valcárcel, ahora continuada por su 'delfín' Pedro Antonio Sánchez, ha sido nefasta para la Región. A la larga lista de proyectos megalómanos inútiles y frustrados (miríada de campos de golf y resort vacíos, la Zerrichera, Marina de Cope, el Parque Científico, la Paramount?), hay que sumar otros sobre cuya génesis y gestión planea la sombra de la sospecha.

Empecemos por Corvera. Aeropuerto inútil e innecesario, megalómano empeño de Valcárcel de tener un aeródromo 'internacional' para acoger eventuales turistas de dos proyectos felizmente aparcados, la Zerrichera y la Marina de Cope. Una autopista de peaje, también innecesaria, la de Cartagena-Vera, se diseñó y construyó para que fuera su complemento. El aeropuerto, por cuyas pistas se desplazan hoy plácidamente esos caracoles serranos que adornan nuestras paellas, nos está costando a todos los murcianos y murcianas la nada despreciable suma de 15.000 euros diarios en concepto de intereses (hace nada, eran 22.000), por el aval de 182 millones, ejecutado en diciembre de 2013, que en su día hubo de aportar la Comunidad Autónoma (CARM). Veremos en qué queda el requerimiento del Tribunal Superior de Justicia de Murcia para que Aeromur, la empresa concesionaria que el pasado abril entregó las llaves de esa infraestructura, devuelva a las arcas regionales ese aval. Primer gran fiasco. Primer gran engaño.

Segundo gran engaño: el AVE. A la incansable, meritoria y perseverante labor reivindicativa que vienen ejerciendo los vecinos y vecinas de la Plataforma Pro Soterramiento se unió, en 2014, la denuncia de Huermur, por no ajustarse las obras en curso al estudio informativo de 2009. El proyecto ahora licitado por Fomento, y que está en ejecución, no recoge las previsiones del convenio de 2006 y tampoco cuenta con la evaluación de impacto ambiental. Ahora la Audiencia Nacional acaba de reclamar a Fomento, dándole un plazo de veinte días, la entrega al juez de ese proyecto. En caso de negativa, esa situación, esperpéntica, podría conducir a que la Policía entrase en las dependencias ministeriales a requisar los cientos de folios de un proyecto cuyas obras se han topado con un colector de aguas residuales (¿quién supervisó los planos?). Un motivo más para retrasar una actuación sembrada de dudas y sospechas.

Tercer gran fiasco: la desaladora de Escombreras. En diciembre de este año caduca la autorización provisional concedida por el Puerto de Cartagena para extraer agua de la dársena de Escombreras. Pese a que la Autoridad Portuaria considerara en su día 'poco prudente' que una planta desalinizadora se alimentara de una dársena en la que atracan buques petroleros y metaneros, la infraestructura sigue ahí, como un ejemplo más de una nefasta planificación y de despilfarro. Y el riesgo para los usuarios de extraer el agua de ese lugar altamente contaminado no es el único problema que presenta la planta. La CARM debería compensar a la sociedad constituida por ACS y otros inversores con 600 millones de euros en caso de rescisión de contrato. Un contrato de construcción y arrendamiento con la empresa Hydro Management, propiedad de Florentino Pérez, que implica una serie de obligaciones de pago superiores a la cifra de ingresos de este ruinoso negocio. El pasado 9 de noviembre, con el titular La pirámide Valcárcel, Interviu daba cuenta de una investigación judicial tendente a averiguar si el expresidente urdió un plan para obtener financiación, a través de un Ente Regional del Agua creado por él en 2005 para suplir a la Confederación Hidrográfica (CHS) como organismo competente de la cuenca para el control del agua en el planeamiento urbanístico-, para una desaladora que nunca funcionó y cuyas aguas irían destinadas a abastecer la urbanización Novo Carthago, otro fiasco.

Tres casos que demuestran la actuación opaca y dolosa con que se han conducido las administraciones del PP en la Región. Una Región con un presupuesto para 2016 de 4.862 millones de euros, que a fecha de 2015 soporta una deuda de 7.061 millones de euros (o lo que es lo mismo, de 5.180 euros por habitante). Y en la que estos dirigentes políticos, además de saquear las arcas regionales, nos obsequian con su desprecio: muchas de nuestras personas dependientes ven negadas sus prestaciones; los vecinos y vecinas de Lorca y Moratalla cuya alcaldesa fue ninguneada por el presidente, negándose a recibirla, están movilizados contra el cierre del servicio de urgencias en barrios y pedanías; los directores de los institutos no pueden pagar las facturas a las proveedores porque no se han librado fondos; los colegios públicos ven trasvasar parte de su alumnado a una enseñanza privada privilegiada? La lista sería interminable. La gestión del PP en la Región está adornada de grandes engaños. Y de graves desprecios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine