Espacio Abierto

¿Dónde están las creadoras? (1) Un análisis de la programación cultural murciana desde un enfoque de género

08.05.2016 | 01:07

El mundo de la cultura es un espacio que se le resiste a la paridad hombre/mujer, a pesar de los logros de los últimos años. Desde +mujeres hemos realizado un análisis de la presencia de la mujer en las artes y la cultura en la Región de Murcia en las programaciones de cine, teatro, artes plásticas, música y suplementos literarios, conferencias, y otras manifestaciones.

Recogimos datos del último cuatrimestre de 2015, aunque en el análisis de los museos e instituciones culturales lo hicimos de todo el año. Por otro lado, hemos intentado analizar las instituciones más representativas de la región, pero no de forma exhaustiva, de ahí que solo contemos con datos de los cines de la ciudad de Murcia, incluyendo la Filmoteca, pero no de toda la Región.

Reunimos las instituciones públicas y privadas para garantizar una mejor representatividad del panorama cultural, especialmente en nuestro análisis de la presencia femenina en la música, en las exposiciones de arte, en las letras y en el cine.

Libros. Para analizar la eventual paridad de género en los suplementos literarios, tomamos como fuente los dos principales periódicos regionales: Ababol, del diario La Verdad, y Libros, de La Opinión, ambos a lo largo del cuatrimestre septiembre-diciembre de 2015. Como indicadores, observamos tanto el género de los críticos literarios como el de los autores reseñados. Cuando hablamos de reseñas, nos referimos a tales, no a algunos libros que aparecen comentados en los artículos que acompañan estos suplementos, que suelen ser mayoritariamente escritos por hombres.

El seguimiento de dichos indicadores nos muestra que, en Ababol, un 86,41% de los críticos son varones, mientras que el 13,58% son mujeres. A su vez, las reseñas de libros firmados por autores en ese medio son del 81,02% mientras que las reseñas de libros firmados por autoras son del 18,95%. En el suplemento Libros, de La Opinión, la proporción es igualmente dispar: el 81,17% de críticos varones y el 18,76% de críticos mujeres. Las reseñas de libros firmados por autores en ese suplemento suman el 80,32% mientras que aquellas escritas sobre libros firmados por autoras son del 19,68%.

Como podemos observar, la presencia de las mujeres, tanto en la función de crítica literaria como en la de autoras, no llega en ningún diario al 20%.

En España, según las cifras de que se disponen, el 25% de las novelas que se publican están escritas por mujeres (20% poesía; 15% ensayo), mientras que se reseñan una media de 85 libros escritos por autores frente a 15 escritos por autoras. Nuestros suplementos regionales están, pues, ligeramente por encima de la media, pero siguen sin responder a la proporcionalidad entre libros publicados/libros reseñados y, desde luego, son susceptibles de mejorar a favor de esta proporcionalidad.

Respecto a la crítica literaria, la diferencia es abrumadora. Podemos añadir que, cuando el suplemento lleva mayoría de críticas firmadas por mujeres, el aumento de las reseñas de libros firmados por autoras no es significativo. No basta, por tanto, solo con la paridad de género entre los autores de la crítica, sino que hace falta una voluntad expresa del crítico/a de representar a las autoras que publican, rompiendo una inercia que dura ya demasiado tiempo.

Cine. Con respecto al cine, el equipo de + mujeres ha contabilizado las proyecciones de películas en las salas de cine de la ciudad de Murcia y la Filmoteca Regional Francisco Rabal durante el último cuatrimestre del 2015, en tres de los ámbitos cinematográficos: la dirección, el guión y el protagonismo. Cuando hablamos de protagonismo nos referimos a que uno o varios personajes femeninos protagonicen el film, descartando el co-protagonismo con personajes masculinos. En cuanto a la dirección y el guión, hemos contabilizado las películas en las que al menos una mujer aparece en esa categoría.

En las salas de cine de la ciudad de Murcia, el 9,7% de las películas exhibidas son dirigidas por mujeres, de las cuales el 25% son codirigidas con un hombre. El 8,5% de las películas son guionizadas por mujeres, de las cuales el 40% son co-guionizadas con hombres y, finalmente, sólo el 11% son protagonizadas por mujeres.

En la Filmoteca Regional Francisco Rabal, entre las películas proyectadas, el 1,7% son dirigidas por mujeres, de las cuales el 50% son co-dirigidas con un hombre. El 6% son guionizadas por mujeres, de las cuales el 57% son co-guionizadas con hombres y el 14% de esas películas son protagonizadas por mujeres.

Considerando la totalidad de los resultados de las salas de cine y de la Filmoteca, llegamos al triste porcentaje de 5% de films dirigidos por mujeres, de los cuales el 30% son co-dirigidos con un hombre, el 7% son guionizados por mujeres, de las cuales el 50% son co-guionizadas con hombres y, finalmente, sólo un 12% de las cintas son protagonizadas por mujeres.

Observemos que las cifras no difieren demasiado entre las salas y la Filmoteca; incluso empeoran cuando se trata de esta última. Actualmente, una cantidad enorme de mujeres se forma en las escuelas de cine y de interpretación; sin embargo, la industria cinematográfica sigue copada por hombres desde la producción, el guión y la dirección, y los protagonistas siguen siendo, en su gran mayoría, masculinos. Existe cine de calidad realizado por mujeres, pero se programa en ciclos temáticos ´de mujeres´, por lo que se distribuye, difunde y proyecta infinitamente menos que el masculino.

Instamos, pues, a la Filmoteca Regional Francisco Rabal a que, como institución pública, incorpore esta lectura crítica en la elaboración de sus programaciones. Así como que los directores de los suplementos analizados incrementen la participación de mujeres tanto entre sus críticos como en los libros reseñados.

Próxima entrega:
programación musical.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine