Por si encaja

Desfile de intérpretes

07.05.2016 | 04:00
Desfile de intérpretes

Buena parte de los llamados consejeros andan camino del banquillo, uniéndose de ese modo al de los próceres principales que ya pasaron y seguirán pasando por él. Sobre sus hombros se amontonan señalamientos proclamando que contribuyeron por activa y por pasiva al aniquilamiento de una entidad financiera que a principios de siglo rebosaba salud. Está por ver cuál será el destino de cada uno pero, por muy firmes que se muestren los tribunales, siempre será mejor que el de la caja de ahorros que a todo un territorio inoculado por su germen se le murió de sopetón. Los encartados vivirán sin vivir en ellos, ¿no? Bueno, este aspecto sí es difícil de precisar. Existe constancia de que uno de los popes centrales de este drama disfruta de los conciertos que tiene a mano. Se le ha visto deleitándose con Mozart, Mahler, Brahms... y, aunque falta por saber si está impuesto en la materia, eso nunca le ha arredrado para hacer como que movía la batuta de la orquesta. Otros juegan tan ricamente al tenis, al golf o pasean por la playa y, si advierten que viene de frente alguien poco apetecible, cambian al ritmo de los 800 metros con la gorra hasta las cejas. Algún que otro ha llegado a infiltrarse en reuniones de oenegés intentando, eso sí, disimular la procedencia concreta. Los autores intelectuales presentan síntomas de estar convencidos de que hicieron lo que debían. Si el presidente de la nación proclamó por aquel entonces que la economía española era de Champions, ¿por qué iban a tener que saber ellos más y arrederarse ante atractivas operaciones de riesgo? Sí que sabían más y barruntaban lo que se avecinaba, pero eso no les frenó a meterse en el jaleo con el que no pocos del gremio y alrededores andaba trajinando. Es posible que se dijeran que no querían ser los más tontos. Que si las burbujas no tienen techo, tampoco estaban dispuestos a quedarse sin tanto suelo suculento. Y ahí es donde han ido a parar: al subsuelo social, sin que ni la mejor de las filarmónicas sea capaz de afinar la manera en que han dado la nota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine