Punto de vista

Montoro, el tramposo

12.04.2016 | 04:00
Montoro, el tramposo

Qué vergüenza en funciones, claro, la que tienen el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el gabinete pepero con Rajoy a la cabeza. Según ellos el déficit de España es culpa del Tato o de nuestra tía, la de América. Que si las Comunidades Autónomas, con números rojos, han sido malas y se han pasado en los gastos; que si la vacuna de la Hepatitis C; que si el gran desfase de la Seguridad Social y el pago excesivo de las pensiones; que si la pésima herencia económica recibida del PSOE?

En primer lugar, le recordaremos a Montoro que la mayoría de las autonomías eran gobernadas por el PP antes de las elecciones autonómicas de mayo. Y con las que no eran de la formación de la gaviota azul, Montoro se puso 'duro' y les agarrotaba los créditos y los presupuestos. Y lo más significativo es que muchos barones regionales del PP han despilfarrado sobremanera en sus autonomías para atajar el declive electoral del PP. Y ahora toca pagar las facturas y los excesos electoralistas.

Ya dijo toda la oposición parlamentaria que el presupuesto general aprobado por el Gobierno del PP para el 2016 era irreal, desequilibrado y engañoso. El agujero presupuestario que nos deja el PP es muy peligroso tanto para los inversores como para nuestro futuro y el de nuestros hijos con grandes presagios de más recortes, precariedad y subidas de impuestos.

Ahora vemos que Montoro, De Guindos y Rajoy mintieron aquí y en Europa. El déficit público alcanzó en 2015 los 56.061 millones de euros, lo que representa el 5,18% del PIB, casi un punto por encima del objetivo del 4,2% pactado con Bruselas. Pero el dato es ligeramente peor si se incluyen las ayudas a la banca, que según el INE alcanzaron los 547 millones en 2015. Contando con esas ayudas, el déficit del conjunto de las administraciones públicas se elevó el pasado año hasta el 5,23% del PIB y sumó un total de 56.608 millones de euros.

Era algo que se veía venir desde hace bastante tiempo, pero ahora los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) no dejan lugar a dudas: el Gobierno ha sido incapaz de controlar el déficit pese a que Mariano Rajoy lleva cuatro años presumiendo de lo contrario. El descontrol del déficit obligará a un nuevo encaje de más de 24.000 millones en 2016 para cumplir con los hombres de negro de la Troika. ¿De dónde saldrán esos millones de euros? La austeridad no sólo no soluciona nada sino que agrava los problemas.

Rajoy y Montoro, tramposamente, como siempre en el PP, se han pasado en el déficit del 2015, y afirman que no es culpa suya sino de las Comunidades Autónomas, y también de los gastos extra por la factura de la vacuna de la hepatitis C. Se les olvidan, sin embargo, los que han muerto esperando el fármaco Sovaldi tras una legislatura que se recordará como la que amputó la política social en España. En esta última legislatura el Gobierno del PP ha aumentado la deuda una burrada; han vaciado la hucha de pensiones y ha disparado el déficit. ¿Y quieren seguir gobernándonos y machacándonos otros cuatros años más?

Todo el mundo espera que a Montoro y a Rajoy les quede poco tiempo político. Y lamentan la herencia envenenada ese durísimo ajuste que dejan al próximo Gobierno, sobre todo si no es el suyo, el que tanto añora Rajoy.

Cristóbal Montoro, cual 'currojiménez', el bandolero pepero no precisamente roba a ricos para dárselo a los pobres, quizás sea al revés ha amenazado a las Comunidades Autónomas con cortarles el 'grifo' económico. Los ciudadanos, como siempre, pagaremos una vez más el 'pato' de estos recortes ideológicos muy propios de la derecha en sanidad y educación públicas y en prestaciones sociales, con subida de impuestos.

Rajoy, Montoro y sus peperos deben responder políticamente por esa desviación del déficit, pues han tirado demasiados cohetes y confetis en un año electoral. Han ofrecido a tutiplén rebajas del IRPF; han desmantelado a la mitad la 'hucha' de las pensiones. También devolvió la mitad de la paga extra suprimida a los funcionarios en 2012 y aumentó otros gastos en busca de impulsar inútilmente el crecimiento económico y la creación de empleo para obtener réditos electorales en las dos citas del 2015.

Qué moto nos viene a vender ahora 'currojiménez' Montoro, en funciones ¿La de siempre, la de la austeridad y amenaza de sanciones, o la de los regalitos electoralistas?¿O quiere vendernos humo pepero?

Que Montoro deje de perseguir a 'robagallinas' y a nuestros precarios sueldos y cuentas bancarias. Que propicie una negociación clara que busque un modelo estable de financiación autonómica. Las autonomías no pueden asumir más recortes en gasto social, sanidad y educación.

Y Montoro bien podría ordenar a su Agencia Tributaria que se dedicase con más ahínco a investigar cómo se evaden los impuestos en España o se blanquea dinero negro. Que miren con lupa en los Papeles de Panamá cómo sociedades opacas, pantallas, de elitistas ciudadanos españoles, tienen fortunas y patrimonios en paraísos fiscales. Para qué las tienen y si son lícitas las gestiones que desde esas cuentas opacas se realizan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine