Base de la economía regional

37 años de Trasvase Tajo-Segura

03.04.2016 | 04:00
Jesús Cano Molina

La llegada del agua del Trasvase ha sido vital para el desarrollo de los territorios a los que beneficia, su crecimiento y desarrollo se ha sostenido en gran medida por las aportaciones procedentes del acueducto. Para una Región como la nuestra, sería impensable, mirar la futuro con seguridad y esperanza sin su continuidad.

Las cifras lo dicen todo, el acueducto Tajo-Segura abastece a 2,5 millones de habitantes, da empleo a más de 100.000 personas de forma directa y otras 300.000 de forma indirecta. Baña 147.000 hectáreas de regadío y más de 40 millones de árboles frutales.

La industria agroalimentaria vinculada al Trasvase aporta en su conjunto 2.364 millones de euros al PIB nacional y representan el 69% del total de las exportaciones de hortalizas de España y el 28% de las frutas. Estos datos no admiten contestación y revelan que el Trasvase Tajo-Segura es la infraestructura más rentable de cuantas hay hoy en España. Lo que produce el agua que riega los campos del sureste español se transforma en riqueza y actividad económica que beneficia a todo el país.

La vigencia de esta valiosa infraestructura hídrica ha sido cuestionada en muchos momentos desde su puesta en funcionamiento. Especialmente en los últimos años, desde el Gobierno de la comunidad vecina de Castilla-La Mancha ha sido utilizado como un instrumento político para ganar en populismo, los socialistas se han apoyado demagógicamente en él para ganar votos en un claro ejercicio de insolidaridad.

El último exponente es Emiliano García-Page que ha dicho ya sin titubeos que hay que acabar progresivamente con el Trasvase.

En la Región de Murcia, el Gobierno se ve obligado a trabajar para arbitrar medidas que mitiguen la sequía al tiempo que debe lidiar con las amenazas de quienes quieren cerrar el tablacho. Nuestro presidente, Pedro Antonio Sánchez, tiene clara su exigencia en el cumplimiento de la ley que garantiza el agua a la Región de Murcia. Lo hace desde el convencimiento de que la defensa de los intereses de los murcianos encaja en una España vertebrada donde la cohesión pasa necesariamente por la solidaridad. Y en el ejercicio del derecho de defensa de la Región de Murcia, lo hace también personando a la Comunidad Autónoma frente a los recursos que Castilla-La Mancha ha anunciado contra los trasvases del Tajo al Segura.

Desde el Partido Popular no vamos a cejar en el empeño de trabajar para conseguir la solución definitiva al problema de déficit hídrico que padece la Cuenca del Segura. Una solución que pasa por un gran Pacto Nacional del Agua que asegure un horizonte estable, que nos ponga de acuerdo a todos y que lleve el agua desde donde sobra hasta donde hace falta, con sentido común y con sentido de Estado. El agua es un recurso tan valioso y necesario que sólo cabe hacer política de agua desde una perspectiva de Estado, esa que deja de lado los intereses particulares o partidistas y, a pesar de las diferencias, es capaz de construir interés general.

Pero para ello España no necesita experimentos, ni teatros, ni juegos de sillas o tronos. Lo que España necesita es un Gobierno responsable, sólido y solvente, con la mano tendida para todos, para hablar de España y de su futuro, desde la seriedad y el rigor. Me gustaría acabar estas líneas rindiendo homenaje a la figura de D. Joaquín Garrigues Walker, principal impulsor del Trasvase Tajo-Segura como ministro de Obras Públicas en 1978. Y, por último, felicitando al Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura y a cuantos regantes han hecho posible que esta gran obra se mantenga en pie 37 años después.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine