Chispazos

Rosell

02.04.2016 | 04:00
Juan Guillamón Álvarez

Participación pública y voluntad popular, dos cosas diferentes pero implicadas. Buen truco político tomar lo uno por lo otro a conveniencia. La participación pública se concreta en una determinada voluntad popular que debe ser tramitada conforme a las reglas de la Democracia. Y estas reglas se armonizan según 3 poderes independientes entre sí, pero complementarios: legislativo, jurídico y ejecutivo. Tomo el asunto del Rosell como artilugio montado a fin de convertir lo legislativo en ejecutivo y agarrar la vía de la voluntad popular como sucedáneo de la participación pública. Los tres partidos de la oposición, lejos de seguir denunciando los ´recortes´ en Sanidad, de golpe y porrazo, cambian y exigen un gasto que quienes determinan qué medios y que prioridades son los adecuados lo estiman improcedente. El poder legislativo, en última instancia, determinará si hay trampa o hay cartón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine