Marujeando

31.01.2016 | 04:00
Hernández Mondéjar

Un marujeo. El pasado viernes me llegó un 'guasa' con una noticia de hace un año por estas fechas, en las que se veía la foto de Pilar Barreiro y el titular de que sería investigada por el Supremo. Que casualidad que en estos momentos en los que el PP valenciano está siendo zarandeado de lo lindo, alguien saca la hemeroteca para recordarnos que Pilar estuvo aquí y que por aquí siempre se ha sospechado que algo de valencianos teníamos, al menos algunos colaboradores cercanos a ella. Pilar es una mujer con su honradez inmaculada porque lo ha dicho el Supremo, y por mucho que la gente hable, la cosa no cambia. No debiera presionarse, ni hacerle un acoso y derribo, sin fundamento alguno, especialmente porque ya salió de nuestras vidas, ¿tengo o no razón, Paquico? Como en las bodas, si alguien tiene algo que decir que lo diga públicamente o que calle?, de momento.

El hecho de que dejase la ciudad arruinada e hipotecada, que sus amigos saliesen beneficiados de actuaciones y/o adjudicaciones municipales, algunos hasta con dudosos privilegios, que se renovasen contratos por un follón de años, que se gastase lo que no teníamos ni íbamos a tener, que hubiesen dos clases de ciudadanos con diferente trato munícipe gubernamental -los que no doblaban la columna ante ella y los que si lo hacían-, que hubiesen recalificaciones y un PGOU tumbado por la Justicia, con un montón de cuartos tirados a la papelera, con un barrio universitario y un Puerta Nueva con olor a cacafutas por todas partes, un Batel ruinoso, un Palacio de Deportes peor aún y un fallido proyecto de una estación de ferrocarril innecesaria que nunca supimos a qué propietarios beneficiaba, entre otras muchas. En fin, que el hecho de que todo eso esté ahí, no quiere decir que tengamos que estar siempre con Pilar en la boca, al menos hasta que haya algo concreto. Así las cosas, lo mejor sería pasar página y que descanse en paz en el Senado, si puede, que bastante tiene su partido con lo que tiene. Eso si, es difícil olvidar el daño que le ha hecho a la ciudad, pero hay que seguir viviendo y superar el pasado. Los peperos de Cartagena debieran olvidarla y mirar al Espejo del futuro, si no está empañado o roto, que eso trae mala suerte. Por cierto, ya que marujeamos, ¿sabían ustedes que Barreiro estuvo a punto de no salir de senadora? Según se deduce, la sacaron los votos de los lorquinos. Allí les pusieron las tres cruces a los candidatos peperos con obediencia a las órdenes del partido. Por Cartagena, hubo casi cuatro mil votantes que votaron PP pero se saltaron la cruz de la casilla de Pilar?, ¡como somos!

Otro marujeo. Ya ven, ahora hay un juez que ha ordenado investigar a Valcárcel y doce consejeros y exaltos cargos y por el motivo de siempre: recalificaciones y esas cosas del querer?, ¿más cuartos? ¡Ay!, es lo que tiene la Justicia, algunos se creen que se pueden escaquear o burlar de ella, incluso marchándose lejos, pero al final, a casi todos los que la hacen, los cazan. ¡Oye!, que marujeando, pues estoy pensando que si imputan a casi todos los que salen en la lista, ¡nos quedamos sin gobernantes! Porque entre estos y lo del caso Auditorio de Puerto Lumbreras, el PP tendrá que pedir 'la quiebra técnica' por falta de dirigentes, ¿no? Me da que pronto veremos a mi Rafagón de Presidente, ¡amos ná!, al menos de éste no hay dudas sobre la limpieza de su maleta, que, visto lo visto, nos conformamos con eso, aunque sea tan poco.

Sigo marujeando. ¿Quién es el topo pepero que le ha puesto la zancadilla a mi Blancanieves en el Ayuntamiento? ¡Que lo busquen hasta encontrarlo!, que por ahí no, ¿eh? Precisamente, como política y como mujer hacendosa, en temas de cuartos no se la mete nadie, y que se le hayan escapado unos dineros porque alguien le haya puesto un pie del número 42 y otro del 38 para que patine, pues no hace ninguna gracia y menos cuando la perjudicada no es ella sino los parados. ¡A ver quienes son el topo y la topa!, que salga y enseñe el carnet del partido.

Pero de todos los marujeos de esta semana, le pongo el diploma a Óscar Urralburu de Podemos en la Asamblea. Primero le mete al PP enmiendas por un tubo a los presupuestos regionales, se las aceptan, se aprueban y luego ¡con dos cojones! vota en contra porque no puede votar a favor de unos presupuestos del PP. ¡Por Diossss!, Óscar, sabemos que no estás loco, pero no nos vuelvas locos a los demás, que así no hay quien os entienda, ni quien gobierne, ni quien os defienda.

Y ya mi ultimo marujeo. He recibido un montón de 'guasas' en los que me dicen que están extrañados de que los nuevos gobernantes del Ayuntamiento no hayan aireado trapos sucios del gobierno anterior, ¿es que no los habían? ¡Ay!, mis queridos 'guaseadores', esas cosas son como las meigas, sabemos que existen pero es muy difícil verlas, y demostrarlo, aunque todo se andará, digo yo.

A mis marujones/as.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine