Infraestructuras

Charlatán

31.01.2016 | 04:00
Charlatán

¿Se acuerdan ustedes de Ramonet? Pues por si acaso les haré un breve recordatorio. Ramón Gambín Martínez, más conocido como el charlatán Ramonet, es para mí un recuerdo de la infancia. Dedicó su vida a recorrer la provincia de Alicante desde su Orihuela natal con una camioneta de pueblo en pueblo para vender toda una serie de artículos de uso cotidiano utilizando para ello la verborrea propia del mejor predicador, con ese don de palabra que solo es patrimonio de unos pocos elegidos.

La cosa iba así. El charlatán Ramonet comenzaba su alocución y con disciplina prusiana a pleno grito vendía lotes de mantas a precios populares. Colocaba en el primer lote la gran manta supongamos que con la efigie de un león que te iba a proteger durante el sueño, las blancas sábanas con flores que te harían sentir que duermes entre nubes y la colcha que por el día daría color a una sombría habitación. A estas mantas les sumaba otras, después unas toallas, y un peine incluso, y después todo eso te lo quería vender por unas pocas pesetas. Todo esto parecía y era imposible, pero claro, faltaba el truco final. En ese momento Ramonet se dirigía a los atentos espectadores, y, les decía: «Pues bien, todo este lote se lo ofrezco al que me compre por el precio de este bolígrafo que tengo en la mano». Nadie se lo creía, hasta que una persona demasiado crédula levantaba la mano rápidamente y se quedaba con ese lote consistente en unas mantas del tamaño de un paño de cocina. Así era la historia y por ello se le recuerda

Pues bien, en la Región de Murcia le ha salido un competidor muy potente al gran Ramonet. Se llama Francisco Bernabé, y a la sazón es el consejero de Fomento e Infraestructuras del Gobierno regional.

Antes de continuar quiero hacer constar expresamente que ninguna de mis expresiones tienen la menor carga peyorativa con el citado, pues merece todo mi respeto y consideración como bien sabe. Más bien al contrario, rememorando la historia de Ramonet pretendo reconocer con una pizca de humor, de entrada, una virtud del señor consejero consistente en su capacidad de vender con gran oratoria y propaganda lo que al día de hoy no tiene quien lo compre, ni siquiera los mas crédulos de esta sociedad nuestra.

Al mismo tiempo, desde ese mismo respeto pero en tono más serio pretendo verter una crítica política firme contra una gestión política nefasta para los intereses de la Región de Murcia protagonizada por el todavía presidente Rajoy, el todavía presidente Sánchez y el referido responsable de Fomento, por ser cómplices de cuatro años de castigo severo a nuestra Comunidad Autónoma en materia de infraestructuras.

Son varios los objetivos estratégicos que en esta materia siguen sin ser una realidad en la Región, y partamos de la base de que no se han resuelto a la fecha habiendo pasado por sucesivos Gobiernos de la nación con distinto signo político. Si, en este punto estamos de acuerdo y es evidente que no nos conformamos. Pero dicho esto, tener que leer o escuchar a los susodichos políticos del PP como responsabilizan de todos nuestros déficits en infraestructuras a los Gobiernos del PSOE de Rodríguez Zapatero que invirtieron miles de millones de euros en ello, es un insulto a la inteligencia y una burda maniobra en la que la justificación de los fracasos propios se compensa con los presuntos fracasos de los demás sin reparar en que de esa inútil estrategia política el verdadero perjuicio se irroga a la ciudadanía.

¿Cómo se puede criticar a personas y a instituciones que con mucho trabajo y esfuerzo pusieron abundantes medios para que avanzáramos sustancialmente en este terreno aunque no se haya culminado? ¿Qué legitimidad tienen para criticar aquellos que ni siquiera lo han intentado? Desgraciadamente este es el caso que nos ocupa.

La legislatura de Mariano Rajoy ha supuesto el mayor abandono de la inversión pública en infraestructuras en la Región de Murcia de toda nuestra historia. Cuatro años perdidos sin cumplir ni un solo objetivo, mareando la perdiz con falsas promesas que han defraudado a la ciudadanía.

Y para tapar sus vergüenzas, la sucursal del PP regional ha desplegado toda una serie de juegos de artificio con el señor consejero al frente como heredero del gran charlatán Ramonet vendiendo el mismo humo barato una y otra vez. Que si nos comeríamos las uvas esta navidad en el AVE, que si el Aeropuerto se abriría en la primavera (del pasado 2015), que si Camarillas estará en 2018, que si la autovía del bancal estará en 2020, que si el AVE a su paso por Murcia será soterrado en el 2020, que si algún día llegará el AVE a Cartagena y Lorca... La regeneración de la Bahía de Portman merecería un capítulo aparte para este consejero.

En el mismo lote de mantas nos vende el PP regional todos estos proyectos como si ya estuvieran hechos, con la misma retórica y convicción que Ramonet utilizaba pero con una diferencia importante, una ausencia total de realidad plasmada en que ni un solo proyecto se ha culminado y un evidente ánimo de embaucar a una audiencia, la de la ciudadanía regional, deseosa de comprar ese lote que supondría tener unas infraestructuras dignas como merecemos en esta Región.

No por repetida es menos cierta la afirmación de que nunca un partido político tuvo tanto respaldo electoral en estos veinte años, y nunca nadie con tanto apoyo social ha despreciado tanto esta tierra. Si Ramonet levantara la cabeza...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine