La mar de cosas

Repugnante

27.01.2016 | 04:00
Pepe Monteserín

En La gran belleza me pareció pretencioso Sorrentino, con lejanas reminiscencias de Fellini; ahora con La juventud, además de aburrirme, sentí repulsión por él, por Michael Caine, por Harvey Keitel, por Jane Fonda y hasta por los extras. Se me hizo eterno el largometraje, de tan cansino, y me irritó su inmaculada vomitona, pulcramente puerca y decadente. Una película perversa, una mierda en un spa, ensayo del pis, patada en los huevos a la vejez, una denuncia repugnante a no sé qué. Desagrada y enoja hasta su magnífica fotografía y la música, más ostentosa que sencilla, con violín, soprano y toda la pesca. No apta para depresivos. ¿Un mérito? Es inquietante. Pornografía de la delicadeza, frustrante, prostática, espuria a más no poder, no me gustaron ni los espectadores que me encontré en la sala. Yo mismo me avergoncé de haber coincidido dentro. Adiós, Han.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine