Buenos Días

Extraños compañeros

17.01.2016 | 04:00
Extraños compañeros

Miércoles, Congreso de los Diputados. Contra lo que le pueda parecer a algunos, España ha disfrutado de democracia en los últimos casi cuarenta años. Los diputados de Podemos montaron su espectáculo y les salió a la perfección para protagonizar portadas de diarios escritos y digitales y minutos en los informativos televisivos, amén de en las redes sociales, en las que se mueven con una superioridad aplastante frente a sus competidores políticos. Pero si hacemos un análisis más profundo del primer día de legislatura, no podemos quedarnos solo en las formas y debemos valorar también el fondo de los discursos y soflamas. Ya no estamos en campaña electoral, aunque muchos observadores defienden que el partido morado se encuentra aún en pleno proceso preelectoral. No creo que España necesite ahora fuegos artificiales, sino políticos que trabajen para alcanzar un acuerdo de Gobierno, si es factible. Hagan un seguimiento a la sección de Economía de los diarios desde que se inició el año para comprobar hasta qué punto la estabilidad del Ejecutivo influye en la percepción de los sensibles mercados –este país debe devolver este año 400.000 millones de euros, han leído bien la cifra, sumando lo que nos han prestado a los ciudadanos y a las administraciones– y en las proclamas de la Unión Europea, preocupada también por el despropósito de los rupturistas catalanes recién llegados a la Generalitat. He comparado a los diputados regionales de Podemos con los nacionales y la diferencia es sustancial a favor de Óscar Urralburu y sus compañeros de bancada, más centrados en hacer política seria por los murcianos que en componer cambalaches que los sitúen en un primer plano mediático. Algún maledicente me ha dicho que, tal vez, su actitud alejada del funambulismo de Madrid le ha costado a la formación morada regional pasar de tercera a cuarta fuerza en las últimas elecciones, por detrás de Ciudadanos. El tiempo lo dirá, en cualquier caso creo que los murcianos deben agradecer al grupo de Urralburu que se haya tomado en serio la política, tanto en el fondo como en las formas.

La incertidumbre en el escenario nacional se va a mantener un tiempo aún, aunque Pedro Sánchez haya dado un acelerón, cuyas consecuencias no han gustado nada entre los barones socialistas. Parece que a cada gotera que logra taponar le sigue otra inmediatamente, de tal manera que siempre aparece empapado. Albert Rivera ha comenzado la primera partida del Congreso como el ganador, exactamente como hicieron en la Región los cuatro representantes de Ciudadanos que posibilitaron el Gobierno a Pedro Antonio Sánchez. Sin embargo, Rivera debe tener cuidado cuando traza públicamente sus líneas rojas y dice alejarse de Podemos porque el PP de Murcia le puede recordar que su partido naranja consiguió 10 de las 14 pedanías que le ha arrebatado a los populares en la capital gracias al apoyo de Ahora Murcia, los hermanos municipales del partido morado. En cuanto a Rajoy, pues a lo suyo, con su silente presencia que todo lo dice, o no. Así que puede que dentro de unas semanas, cuando veamos el resultado de las negociaciones, tengamos que recordar la frase de Groucho Marx: « La política no hace extraños compañeros de cama. El matrimonio sí». Tiempo tendremos de confirmar este pensamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine