Opinando entre lobos

Todo es un paripé

13.01.2016 | 04:00
Todo es un paripé

No sufran con lo que está pasando en la política, que todo suele estár previsto y relacionado, como un guión escrito de antemano, al que sólo le falta el paripé ante la audiencia.

Miren el folletín de las catalanas, y no me refiero a esa rebanada de pan con ajo restregado, aceite y exquisito jamón de mi amigo Tomás Fuertes, sino a las catalanadas de los independentistas de Cataluña. Ustedes sufriendo por los acontecimientos y huele a que ellos lo tenían todo medido y maquinado? pero todos-todos, los de alí y los de alá.

Hace unos cuantos artículos les dije que no habría convocatoria de nuevas elecciones y ahí lo tienen, no las ha habido. Y es que el tufazo a todo amasado es total.

Quién va a creer que se entendieron un sábado por la tarde y convocaron un pleno en menos de 24 horas al que no faltó ni uno. ¿Es que no tenía ninguno una boda, comunión, bautizo o comida familiar fuera de la Barça de Messi? ¡Qué casualidad! ¡allí estaban todos de todos los partidos! Pero, ¿de verdad piensan que lo de Mas ha sido en el último momento? ¡Vamos, quita! Lo del Puigdemont lo tenían ya planificado, pero había que hacer el paripé hasta el último momento para conseguir algo que nunca sabremos, que ahí es donde está el meollo de la cuestión política, allí, aquí y en todas partes? en lo que ni se ve ni nos enteraremos, pero está como moneda de cambio, que menuda jeta tienen nuestros políticos, parece que se matan y luego están tan agustito tomándoselas juntos por detrás.

Es más, nadie ha dicho nada de la convocatoria con menos de 24 horas para reunir al Parlamento catalán ¿Qué dice el reglamento? ¿Con cuánto tiempo hay que convocarlo? ¿Por qué no se impugnó la convocatoria del pleno por hacerlo con esas prisas, lo que hubiese conducido, irremediablemente a nuevas elecciones?... Lo que yo les digo, todos estaban de acuerdo en no convocarlas, por si acaso algunos perdían los sillones y las buenas pagas de que ya disponen para cuatro años. ¿Alguien tiene dudas de que al final los de la derecha se unen y los de la izquierda también? ¿nadie? Pues eso mismo, descansando se quedaron de ver que la cosa se solucionaba. ¡Po's lo mesmo pa' las generales de los madriles! Todos dirán que hay que negociar, y que si esas cosas mientras lo alargan y alargan, tirando alarmantes cobetones y tracas, pero tan inocuos como una pelfa.

Les dije que todo al final se iba a resumir en una frase gramatical que tuviese varias interpretaciones y que cada uno le daría el significado que conviniese a su electorado, y ya verán, ya verán como termina así y juntitos los unos con los otros, la derecha con el centro o la izquierda con la izquierda, que para eso son primos políticos. Claro, lo jodido es encontrar la frasecita de la leche, porque, por lo demás, hace tiempo que tienen claro que ninguno quiere arriesgar su poltrona en unas nuevas elecciones? ¡Santa Rita, Rita, el cargo en cuatro años no se quita! Aquí se convocarán elecciones cuando toque y por mucho que oigan que si no van a pactar unos con otros, que si referéndum, que si política social y esas cosas, no les hagan mucho caso, que entre ellos, los de parecido color, hace tiempo que están entendidos; a falta de flecos, pero entendidos.

Otra cosa es quién va a ser el gallo del corral? Ahí si se están picando, pero con un pacto de no hacerse daño en las crestas, que mejor que no venga otro u otra y vaya a romper los acuerdos que tienen por lo bajini y haya que volver a empezar.

Comprendan ustedes que cada uno hace su papel, por las españas como por las murcias, para continuar comiendo del pesebre y participando en el boato.

Rajoy o Pedro Sánchez, dicen unos, pero otros también dicen que Pablito o Alberto, y digo yo: ¿y por qué no se lo juegan a los chinos?... No me extrañarían que ya lo hayan hecho.

Lo que les decía: en política existe poca improvisación, todo son fórmulas matemáticas que están relacionadas y aceptadas desde el mismo momento de conocer los resultados electorales, y en algunos casos, hasta antes. Todo es un paripé para ver si le pellizcan un poco más al otro, pero en el fondo todos saben hasta donde van a llegar o a apretar para que la cosa no se desfarate. Todo es un circo donde los resultados mínimos ya los tienen pactados y tan sólo les queda ver a quién le dan el balón de oro, pues lo mas importante, que es posar los culos en los reales, ya está conseguido.

Queda lo que queda, la derecha con la derecha, la izquierda con la izquierda... te doy, pero tu te callas; te llamo indecente y me dices ruizzzz; te pido la independencia, me la niegas, pero me das unas pelas y después cambiamos los cromos y seguimos todos yantando, que el chupe es de dioses.

Así que ustedes, queridos lectores, no se calienten la cabeza, el humo dice que todo es un paripé y que el pescao está vendío? Aunque confieso que si los cables positivo y negativo de la instalación política, con tal de seguir ostentando el privilegio de miccionar y laxar en retretes de alta alcurnia, fuesen capaces de entenderse y se juntasen? ¡menuda explosión y cortocircuíto se puede producir! ¡Arde Troya!, lo malo es que los chamuscaos y sin luz serían los de siempre? Nosotros, ¡pa' no variar!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine