El Mirador

Coherencia

30.12.2015 | 08:18
Coherencia

Vivimos un mundo incoherente, es cierto€ Pero el mundo, incoherente o no, está hecho o deshecho, formado o deformado, y modelado, por las personas. Por todos y cada uno de nosotros. Luego la incoherencia del mundo, de la sociedad, es nuestra propia y personal incoherencia. No hay peor enemigo de la coherencia que el tándem sentimientos/intereses. El ser humano muy a menudo se comporta según su sentimiento, y luego actúa según su interés. No hablemos de los políticos, que hacen oficio de las mayores incongruencias, puesto que actúan al revés de lo que predican, y hacen lo contrario de lo que proclaman.

Un ejemplo de pura incoherencia ilustrada, y sin culpa propia, pues si está en el mercado es por demanda social: Icon es una revista estilosa para dandys, de clase, para hombres con estilo y money, una revista, diría yo, para moneyman´s, perfecta, de gran calidad, donde sus anuncios se reparten entre el Moët Chandón y Guzzi, pasando por Hugo Boss o Rólex. En una de sus muy cuidadas ediciones, aparece un artículo: ´Generación Bataclán´, excelentemente tratado y bien escrito, donde hace un retrato-robot del terrorismo yihadista tan descarnado y brutal como acertado. Sin embargo, más adelante, en página completa a la derecha, nos llama a todo color un magnífico anuncio de los Emiratos enfilado al más refinado hedonismo. «Lleva tus conversaciones a otros niveles en Dubai»€ «contemple el atardecer desde los hoteles más altos del mundo»€ «Hello Tomorrow. Emiratos» € No aclara, naturalmente, si esa conversación puede realizarse con todas las garantías de la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU y que esos países violan con sus propias leyes, cuando no financian de tapadillo el propio terrorismo. Se podrá decir que una cosa son los negocios y otra nuestros convencimientos. Pero eso es una falacia. Si el negocio lo hacemos ajeno a nuestra conciencia nos convertimos en falsarios y construimos un mundo falso. No podemos decir que somos limpios y transparentes cuando en nuestro partido se practica la corrupción y nepotismo de puertas giratorias. No podemos formar parte de ningún Consejo de Seguridad, y, a la vez, vender armas a los países en conflicto. No podemos estar a favor de los pobres al mismo tiempo que blanqueamos el dinero de los ricos. No podemos decir que trabajamos por el pueblo cuando solo trabajamos para nosotros. No podemos representar ningún ísmo cuando jugamos para el ísmo que mejor nos pague, ni de sentir los colores de ningún equipo cuando antes pasa por lo de nuestro bolsillo. No podemos hablar de amor y buena voluntad comiendo, bailando, emborrachándonos y consumiendo frenéticamente. No podemos ser feminista y a la vez modelo de pasarela o miss nosequé. No podemos ser izquierda a la vez que altos funcionarios. No podemos ser y luego no estar, o estar para luego no ser. No podemos€ no€ no debemos.

No debemos, pero lo hacemos. En mayor o menor medida, pero lo hacemos€ Y es que la perversión última (todo es negocio) es convertir las incoherencias en moda. El Black Friday, la Navidad o el deporte, todo lleva aparejado la inmolación de la coherencia. Un famoso y jovenoso conjunto musical cuyos miembros visten muy medidamente descuidados, con la más cuidada informalidad, con la más previsible dejadez pija de moda, sin saberlo, están proclamando la más absoluta y descarnada incoherencia. Quieren demostrar con ese mimado descuido que son ajenos a lo que precisamente son sus esclavos: la moda de la apariencia. Es un solo ejemplo entre muchísimos iguales, idénticos uno al otro, además, que encima practicamos con el más despersonalizado mimetismo€

Y la apariencia, como la incoherencia, es tribal, fermenta en el grupo, porque es todo lo contrario al librepensamiento. Cuando la persona se hace gente deja de ser persona y se convierte en masa, en seguidor de€ Y ya piensa, siente y actúa como el grupo, no como indivíduo. El antídoto para encontrar la coherencia personal es volver a ser uno mismo. Y hay que hacerlo ligero pero sin prisas ni pausas, si no queremos terminar antes de haber empezado. Como esa parte de la sinfonía, allegro ma non troppo€

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine