Entre sus labores

La pedrea

22.12.2015 | 00:20
La pedrea

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días. Séneca

Hoy es un día más para ir construyendo el puzle de la felicidad en el que, mientras merodeamos por este mundo, siempre falta alguna pieza. También hoy, 22 de diciembre de 2015, la suerte puede dar un vuelco favorable en la vida de los agraciados en el sorteo de la Lotería de Navidad. Los niños de San Ildefonso irán mostrando números y premios al son de esa melodía tan popular y angélica para los poseedores del décimo o décimos de la suerte. Pues enhorabuena a todos. Muchos seguirán disfrutando de las pequeñas cosas de cada día mientras otros quedarán deslumbrados por el brillo, vulnerable, de ingentes cantidades de dinero que, como siempre, no hace la felicidad, pero puede contribuir a ella si no dejamos que nos esclavice.

Los números también cantan solos, casi atropelladamente, cuando se trata de La pedrea, al convertirse en el segundo repartidor de premios de La Lotería de Navidad, premio de consolación para la gran mayoría. 201215 es un número que recordaremos siempre. No creo que haya sido cantado por nadie porque tampoco se trata de un décimo al uso sino de la fecha de las recientes Elecciones Generales. ¿A quién le habrá tocado 'el Gordo'? ¿habrá caído por su propio peso? Al menos, que la pedrea sea repartidera y sobre todo, generadora de una España unida y próspera, donde cada uno de sus habitantes pueda aspirar a corto plazo a la felicidad de cada día en un país que crece y se fortalece con la unidad de todos. Espero que Dios haya repartido junto a 'mucho más que suerte', sentido común a borbotones.

El bombo de los días y años sigue girando, cambiarán los números y la suerte. Los afortunados quizás se deslumbrarán o no, mientras, la gran mayoría se preguntará si su voto ha sido la gota que desbordó la alegría de la victoria. En realidad todos somos ganadores y perdedores. La vida no se resuelve en las urnas pero a veces, la calidad de los votos viene avalada por unas llaves maestras que abren nuevos horizontes. Yo he votado, tú has votado, él, nosotros, vosotros, ellos?

Entre todos hemos retomado el timón de esa nave que se llama España. Que lleguemos a buen puerto. Cuidado con la dirección del viento?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine