Por si encaja

Todos los caminos

22.12.2015 | 00:20
Todos los caminos

En los periódicos, dos de las fechas de aquí te espero son las electorales y la del sorteo de Navidad. En esta ocasión, hasta en esto ha habido colisión que no coali. No hemos ni empezado a darle vueltas al estadillo de locos surgido de las urnas cuando ya estamos con los niños de San Ildefonso poniéndonos al borde. Habrá gente que busque el reintegro en dos listados y que no haya forma por más que lo intente. Hasta la Troika debe estar de los nervios. Viendo tan repartida la pedrea, no da la impresión de que a la UE ni al Banco Central Europeo ni al efeemí ni a todos los que debemos ochavos les hiciera muy feliz un plurigabinete de Sánchez con Podemos, la república de Oriol y la parejita de los Garzón, más cualquiera que se apunte a un bombardeo. Así que, visto el reparto, todo el mundo mira a dos que abran paso en este trance: pesoe y Rajoy. Desde los centros de decisión e influencia –Merkel y Bertín, tanto monta– deben estar mensajeando cada cinco minutos para que el partido fundado por el impresor Pablo Iglesias en los tiempos en que no existía youtube actúe con responsabilidad, se abstenga en segunda ronda y facilite la formación de un Gobierno que gestione lo que pueda. Pero como hacerlo para que Mariano siga al frente del complejo sería indecente, en caso de abrirse esta vía todos los caminos –incluída su renuncia ante la posibilidad de una nueva concurrencia primaveral– conducen a una jubilación anticipada del todavía jefe de Soraya para dedicarse en cuerpo y alma a su jobi de comentarista radiofónico. Los partidos clásicos han perdido peso pero han ganado berenjenales. Y a la Monarquía que estaba en un ¡ay! no le queda otra que ponerse las pilas ante el papelón que le ha caído. Es probable que el padre le haya dicho a Felipe VI: «No nos libramos, hijo. Ahora te toca a ti dar con el Elefante blanco».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine