Tribuna Electoral
Ciudadanos

Por una una nueva política hidráulica

17.12.2015 | 04:00

En el Programa Electoral con el que concurrimos a las elecciones exponemos (páginas 80 y siguientes) las soluciones con las que abordar en la denominada España ´seca´ el problema del agua, más en concreto el de su carestía. La primera idea que hemos querido trasladar a los ciudadanos y así lo hizo la pasada semana Luis Garicano en el Foro Nueva Murcia, es que hay que empezar alejando del debate político este asunto, debiendo abordarse desde criterios técnicos y científicos. La segunda idea clave es que la cuestión agua hay que abordarla „y cito textualmente„, «desde una política de cohesión nacional». Precisamente por esto dejamos claro que «la gestión del agua en España debe ser una competencia estratégica nacional» y ambos postulados son la clave de nuestra propuesta a los españoles, que queremos articular a través de un Plan Hidrológico Nacional que definimos como «factor integrador que generará riqueza tanto en las regiones que sean proveedoras de agua como en las receptoras».

Obsérvese que ya no hacemos referencia al binomio cuenca excedentaria-deficitaria, que entendemos caduco por inexacto, debiendo ser sustituido por el más amplio concepto de interconexión de cuencas. Ejemplos y proyectos empiezan a abundar; como exponentes de los primeros señalemos que no es la primera vez que hemos hecho referencia a la utilización de la transferencia Negratín-Almanzora (Cuenca del Guadalquivir) para poder trasvasar agua a la cuenca del Segura, siendo ya una realidad también que a través de la transferencia Júcar-Vinalopó (Cuenca del Júcar) se están permutando caudales con la Cuenca del Segura, aunque de forma provisional y en fase de pruebas. ¿Son o no ejemplos de interconexiones de cuencas? ¿Por qué no sacamos el máximo partido a esas y otras infraestructuras ya existentes?

Como proyectos podemos citar también el propuesto por el Instituto Interuniversitario de Geografía de la Universidad de Alicante al plantear la interconexión en la Sierra de Gredos de los ríos Alberche y Tiétar, donde se concentra el 80% de los recursos hídricos de la cuenca del Tajo y con sencilla conexión al Canal de Isabel II, por lo que el abastecimiento futuro a Madrid y su conurbación quedaría asegurado, quitando presión a la cabecera del Tajo. Dejo para otra ocasión los que barrunto que están en ebullición dentro de ese privilegiado cerebro que tiene Paco Cabezas, quizá el mejor especialista mundial en planificación hidrológica y al que se está desaprovechando en el infradotado Instituto Euromediterráneo del Agua, con sede en el Campus de Espinardo.

Es definitiva, estamos apostando de forma clara e inequívoca por una política de transferencias de agua entre cuencas interconectadas, siempre que sean estudiadas desde un punto de vista estrictamente técnico y no político, al revés de como hasta ahora se ha venido haciendo por los viejos partidos diciendo una cosa en un sitio y la contraria en otro, apostando igualmente por el manteniendo de las actuales transferencias, como es el caso del Trasvase Tajo-Segura o también del trasvase Tajo-Guadiana, que aprovechándose en parte de las instalaciones del primero resulta que ha permitido salvar y recuperar medioambientalmente el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. ¿O es que acaso Castilla-La Mancha y su inefable presidente García-Page pedirían que también se cerrase esa infraestructura? Por eso insistimos en que no hay que ver este asunto desde un punto de vista regionalista y político, sino puramente técnico.

Hemos de abordar la cuestión del agua desalada de forma seria y rigurosa, ofertando la totalidad del recurso producido a un precio que sea competitivo con la creación de una tarifa que, integrada en el Texto Refundido de la Ley de Aguas, grave mínimamente y de forma simbólica el consumo del resto de aguas superficiales reguladas en España, en vez de implorar subvenciones remporales y de dudosa legalidad . Por cierto, en el asunto de la desalación un regante espabilado me dijo que al haber descendido el coste de la instalación de los parques fotovoltáicos un 40%, todos los regantes de una planta desalinizadora podrían unirse en Comunidad de Regantes para su financiación, con lo que, en primer lugar, ya de entrada la planta sería de los usuarios; en segundo lugar, la energía se la venderían a precio comercial a la planta desalinizadora, obligada legalmente a adquirirla (derogado en este caso el ´impuesto solar´), y en tercer lugar el precio del agua sería finalmente menor para los regantes. Lo dicho: I+D+i.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

El jardín de los Podemos que se bifurcan
El jardín de los Podemos que se bifurcan

El jardín de los Podemos que se bifurcan

El 10 de mayo de 1968 miles de estudiantes franceses toman el Barrio Latino y convierten las...

Puerto Mayor: el mal ya está hecho

Puerto Mayor: el mal ya está hecho

¿Cuántas campañas electorales podrían financiarse con la construcción de Puerto Mayor? La pregunta...

Un mundo de ficción

Un mundo de ficción

Quién se iba a imaginar hace menos de un año que el fin de semana pasado el centro de Murcia iba a...

Campillo o la babeza

Campillo o la babeza

Con frecuencia, por indolencia, por abuso de la grandeza que entendemos merecida, también por...

"Los que no trabajan y reciben dinero público"

"Los que no trabajan y reciben dinero público"

Hay injusticia social entre los que trabajan duro y ganan poco y los que no trabajan y reciben...

Nuevos tiempos para el socialismo

Nuevos tiempos para el socialismo

La larga crisis económica que estamos viviendo parece haber cambiado muchas cosas, incluso el paso...

Enlaces recomendados: Premios Cine