La Feliz Gobernación

Noche Caníbal

14.12.2015 | 00:26
Noche Caníbal

En menos de un mes, Sigma Dos ha rectificado su pronóstico electoral sobre Murcia. La versión vietnamita de Martínez Pujalte (5-2-2-1, por ese orden PP-PSOE-C´s y Podemos) pasó ayer en el trabajo de esa demoscópica para El Mundo a 4-2-2-2, con cambio sustancial en el orden de los factores, esto es, PP, C´s, PSOE y Podemos, y los dos últimos compitiendo al filo por la tercera plaza en porcentaje de votos. En lo único que se parecen ambas catas es en que sigue siendo elegida la mallorquina Isabel Borrego, esposa del de los ´cafelitos´, estratégicamente situada en la tercera plaza de la lista del PP, porque se ve que en Murcia ese partido no dispone de mujeres con gancho. Experta, dicen, en turismo, Borrego ha empezado por practicar el turismo electoral.

Con estas predicciones concluye el morbo de las encuestas, pues a partir de mañana está prohibida su divulgación, aunque siempre será posible consultar la edición digital de El Periódico de Andorra, diario del Grupo Zeta en que suelen aparecer hasta la misma jornada de reflexión los sondeos que encarga El Periódico de Catalunya. Y empezará la digestión del debate a dos de esta noche entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. Claro que La Sexta, muy oportunamente, permitirá que los ausentes Pablo Iglesias y Albert Rivera le pongan el postre a la cena y dispongan de las últimas palabras. Una jugada mediáticamente perfecta. A ver si va a resultar que, como dicen en el PP tras el torneo a cuatro de la semana pasada, los debates los ganan quienes no comparecen, como fue el caso de Rajoy. Por esa regla de tres, Iglesias y Rivera se colocarían esta noche en la parte más alta del podio.

Si el debate a dos es como los que conocemos de otras ocasiones, todo estará muy reglado, y las intervenciones, capítulo a capítulo, memorizadas. Tal vez tengamos noticia de la ´niña de Rajoy´, que ya será una mujercita y habrá tenido que emigrar a Londres a fregar platos tras haber aprobado dos carreras en España. Pero es posible que salte la liebre si Sánchez, en vez de jugar al pimpón con cifras cuyas dimensiones se le escapan al respetable se trasmuta en periodista, ya que tendrá a Rajoy detrás del plasma. Podría preguntarle por las cajas de puros que recibía de Bárcenas con sobres de dinero negro o por los mensajes de aliento que escribía al extesorero cuando ya era público que éste disponía de sesenta millones de euros en Suiza. O sobre la continuidad del personaje en Génova, con sueldo, secretaria y chófer después que se conocieran sus habilidades recaudatorias. O por el pago en negro de las obras en la propia sede central del PP. O la razón de que el su partido pagara un sueldo a Jesús Sepúlveda, que éste recibía sin salir de casa, después de sus sinvergonzonerías con el dinero público. O por el fichaje para ministra de Sanidad de Ana Mato, a pesar de saber que hasta los confetis de los cumpleaños de sus hijos los pagaba el Bigotes. O sobre las visitas de Rodrigo Rato a los despachos de sus ministros. O, por ir a lo penúltimo, sobre qué es lo que le fuerza a mantener a un candidato a diputado por Segovia y a un embajador en la India tras constatarse que cobraban comisiones millonarias por negocios en el exterior bajo la evidente tapadera de sus responsabilidades públicas. Y así. Puede que Rajoy respondiera con el «y tú más» de los Eres andaluces, pero hablar de esto también sería sano para el país, obligaría a los socialistas a exorcizarse con la autocrítica y, dada la correlación de fuerzas en el PSOE, no sería demasiado inconveniente para Sánchez. La corrupción debería ser la segunda cuestión importante del debate de esta noche, pues tras el paro es el problema que más preocupa a los ciudadanos, según las encuestas. Que un presidente del Gobierno participe de la corrupción, la consienta o la minimice lo deslegitima moralmente para el cargo por mucho „y tampoco es el caso„ que pudiera presentar una aceptable gestión como tampoco sería legítimo aplaudir a un dictador porque en su país vaya bien la economía.
Es obvio que Rajoy no asistió al debate a cuatro porque sabía que lo iban a freir con Bárcenas y la Gürtel, de modo que Sánchez, aunque ahora esté en solitario, no puede decepcionarnos. Tiene la obligación de vengar a los periodistas que no pueden hacer preguntas y a Bertín Osborne, a quien no se le ocurrieron cuando tuvo a tiro a Rajoy en su cocina. El „todavía„ líder del PSOE debiera sospechar que Rajoy le ha ofrecido esta cena porque supone que se lo puede merendar, razón por la que esta vez no ha enviado a Soraya. De su disposición para el ataque dependerá que el „todavía„ presidente del Gobierno no se lo meriende sin dejar ni los huesos a Susana Díaz para cuando ésta tome el AVE.
Sí, será una noche caníbal, pues como repite todo el mundo, «ambos se juegan todo». Pero una posibilidad es que finjan, como si se tratara de una peli de gore, para así mantener a raya a los zombis del exterior. Lo que las encuestas no ocultan es que los bloques se fraccionan, pero la derecha y la izquierda suman prácticamente lo de siempre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine