La Feliz Gobernación

Noticias de mi debate

05.12.2015 | 01:58
Noticias de mi debate

Ciudadanos para el Progreso es eso que en Murcia calificaríamos alegremente de tic-tac (think tank para los pedantes), en este caso se dice que del PP, aunque me temo que en el PP no les hacen mucho caso. Lo deduzco de que sus integrantes se proclaman liberales, y yo no veo al PP liberal ni siquiera socialdemócrata; yo al PP lo veo muy comunista. Pero son percepciones. Lo que importa de Ciudadanos para el Progreso es que hay buena gente, instruida (no digo culta, porque eso supondría rebajarlos a admiradores de Marina Abramovic o a lectores de Lyotard) y con sentido del humor, quiero decir, esa gente con la que internarse en las madrugadas sin parar de parlotear y haciendo excepción de la dieta contra el Cutty Shark. Pues bien, es curioso que diciéndose liberales, es decir, racionalistas, sufrieran un sarpullido de romanticismo suicida y me invitaran a moderar un debate electoral al que convocaron a toda la ristra de aspirantes y porque no había más sillas. Fue el pasado martes en el Real Casino de Murcia, y yo no sentía las piernas. Cumplí torpemente, pero lo que no fue provecho para los espectadores lo resultó para mí. Y es que asistí desde la trinchera, ya ni siquiera en primera fila, sino desde dentro mismo, a la primera batalla cuerpo a cuerpo de los contendientes por el escaño, los que ya lo tenían fijo y los que no.

Y allí estaba Teo por el PP. Teo lidera una lista que es como la de ese historial de búsquedas en Google que borraríamos por discreción, en la que se nota la mano de la madrastra y donde anidan todos los demonios particulares, pero él brilla. Se ve que lo han escogido a conciencia con el mandato de que ofrezca luz en la oscuridad. Yo a Teo ya lo tenía visto en La Sexta y las otras, y desde mi sofá me parecía flojito. Ese tipo de político que dice cosas como «el que la hace, la paga», pero si le sugieres un supuesto de su entorno, lo disculpa. Lo tenía como de manual. Pero la otra noche, en el Casino, enseñó nuevas cartas. Parecía de Cieza: ironía, sorna, recursos, técnica y capacidad para escabullirse, tanta como para atacar a la yugular. Se le ve encantado, entrenado y vigoroso. Muestra la autoestima del campeón de lanzamiento de huesos de aceituna y la sabiduría adquirida tras la experiencia de quien en su infancia se dejó embaucar y cambió su bicicleta por un palo. Como Escarlata, a Dios debió poner por testigo de que nunca más. Y ahora pedalea a todo ritmo.

Frente a él, un Saura compacto que nadaba en la abundancia de recursos que el PP regala para chincharle, aunque prestándose innecesariamente vulnerable por un exceso de susceptibilidad a las alusiones más punzantes del ya avisado candidato popular.

Y se estrenaba Garaulet por Ciudadanos, quien mostraba alguna bisoñez al darse por aludido desde la parte de UPyD, pecado de novato. Tenía ante él un volumen como de mil páginas con el programa del partido, que debe ser como la Biblia, en cuyos versículos están todas las respuestas, pero no se la ha leído ni Rivera, pues en otro caso no tendría tiempo para andar por ahí. Garaulet habrá acabado el entrenamiento la noche del 20D y para entonces ya será un buen candidato. Dicen por ahí que Ciudadanos es el centro no porque ellos lo digan, sino porque les dan por los dos lados, tanto el PP como el PSOE, y eso les ayuda a estar enmedio. Pero la noche del Casino, a Garaulet sólo les arreaba Teo, probablemente porque a Saura no le daba abasto entre su profusión de puyas al PP, de modo que Garaulet se revolvía también contra éste sin conseguir que el candidato popular le plantara mucha cara.

Aunque un moderador no debe expresar preferencias, admito que me gustó Magdalena Martínez (IU-UP), una política no política que mostraba una gran garra política. Iba a cuerpo, con sus noticas a mano, y se expresaba breve y concisa, con autenticidad, sin recursos ni parapetos. Se distanció de la ´clase´ y a mí me dieron ganas de invitarla a un café con leche. Pensé mientras la escuchaba que si IU se quedó perpleja cuando Podemos le arrebató la posibilidad de hacer ´la revolución de la izquierda´, ahora es IU la que se ha quedado a guardar el discurso primero de Podemos mientras éste ha salido por ahí a experimentar.

Por cierto, Podemos, en franca contradicción en términos, ´no pudo´ estar en ese debate. Lástima.

Sí estaba, sin embargo, Sotomayor, por UPyD. Un hombre con cierto aire a Don Quijote, a sólo falta del yelmo. En consecuencia, se repartió en atacar a los gigantes y a Garaulet, quien, ya digo, se mostró como molino de viento y fue el único que le respondió con sus aspas.

Uno, cuando se mete en algo como esto, acaba sufriendo del síndrome de Estocolmo, y todos le parecen buenos. Soy así de facilón. Y es que durante dos horas y media fueron mis chicos, los tuve a mi merced y como lo hicieron cómodo y no llegó la sangre al río, hasta les estoy agradecido a todos de que pudiera salir bien de ésta cuando al principio no las tenía todas conmigo. Y en cuanto a los de Ciudadanos para el Progreso, ya me los encontraré yo por ahí. Les voy a regalar las obras completas de Derrida o alguna cosa peor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

El jardín de los Podemos que se bifurcan
El jardín de los Podemos que se bifurcan

El jardín de los Podemos que se bifurcan

El 10 de mayo de 1968 miles de estudiantes franceses toman el Barrio Latino y convierten las...

Puerto Mayor: el mal ya está hecho

Puerto Mayor: el mal ya está hecho

¿Cuántas campañas electorales podrían financiarse con la construcción de Puerto Mayor? La pregunta...

Un mundo de ficción

Un mundo de ficción

Quién se iba a imaginar hace menos de un año que el fin de semana pasado el centro de Murcia iba a...

Campillo o la babeza

Campillo o la babeza

Con frecuencia, por indolencia, por abuso de la grandeza que entendemos merecida, también por...

"Los que no trabajan y reciben dinero público"

"Los que no trabajan y reciben dinero público"

Hay injusticia social entre los que trabajan duro y ganan poco y los que no trabajan y reciben...

Nuevos tiempos para el socialismo

Nuevos tiempos para el socialismo

La larga crisis económica que estamos viviendo parece haber cambiado muchas cosas, incluso el paso...

Enlaces recomendados: Premios Cine