Chispazo

Esperanza

12.11.2015 | 04:00
Joaquín Sánchez

Con el paso de los años vamos tomando conciencia de que nuestra vida se va desarrollando en la vulnerabilidad y la fragilidad, ya que no todo depende de nosotros o de nuestra voluntad. Estamos condicionados por las circunstancias y las decisiones de otras personas que nos afectan, de tal manera que experimentamos la incertidumbre de lo que pueda ocurrir mañana, incluso, hoy mismo. Es una realidad que tenemos que aceptar y afrontar con entereza. Pero, también descubrimos que podemos saborear la vida y realizarnos, y ésa es nuestra gran esperanza, porque también la vida nos enseña que, en infinidad de ocasiones, la esperanza se abre camino y nos ilumina nuevos senderos, y eso nos exige que seamos constructores activos de nuestra propia existencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine