Amor a presión

Integridad de España en Elm Street

03.11.2015 | 04:00
José Daniel Espejo

No sé a ustedes, pero lo que es a mí, cuando PP y PSOE acuerdan un pacto exprés, me entra un miedito como de peli japonesa de fantasmas. Aún me acuerdo de ese thriller de la reforma del artículo 135 de la Constitución, que ya recordarán que se hizo en agosto y de tapadillo. Esta vez, a la producción se ha sumado Ciudadanos y, contraviniendo las más elementales normas del género de terror, la aparición del monstruo se ha anunciado a bombo y platillo y ocupa la centralidad de todas las portadas desde hace semanas. Y lo que te rondaré, de aquí al 20D.
Aquí hay que ponerse serio, porque el poltergeist consiste en la desintegración de España y desde Barcelona vienen unos ruidos raros por las noches y aparecen mensajes escritos con sangre que dicen consulta, o dicen derecho a decidir, o incluso (¡ay, mamá!) dicen DUI.

Y tengo que reconocer que el director tiene pulso. Quieras que no, al final la peli te engancha. Igual tú solo la habías puesto para meterte mano con tu pareja en las partes truculentas, pero no puedes evitar que se te aceleren los pulsos en las escenas nocturnas. Los telediarios abren con un cartelón en negro que reza «Noche 4», o algo así, y ya dan paso directamente a las posesiones infernales. En unas semanas, además, cuando ya estemos oficialmente en campaña, a las masacres se añadirán mensajes que pedirán el voto para el padre Karras, encarnado en Rajoy, Sánchez o Rivera. Casi que nos sentiremos obligados a rezar por ellos, para que no les tiemble el pulso a la hora de exorcizar a la bestia catalanista. Y que triunfe el Bien.

Emoción máxima, la peli ésta de Integridad de España en Elm Street. Oye, pero ¿y qué hay de la integridad de los españoles, que llevan ya pagados de sus bolsillos, sus derechos y su futuro ocho años de crisis? Meh, qué cosas tienes. Con eso no haces tú una peli de terror. Como mucho ahí te sacas una teleserie de risa, o un concurso chorra de ésos de por la tarde donde salgan, digamos, Pablo, Alberto y Juantxo compitiendo por unos premios de circunstancias. La integridad de los españoles, dice. Eso no lo ve ni mi abuela. Con la integridad de los españoles te marcas, todo lo más, un Pasapalabra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine