La vida en un post-it

Templarios

01.11.2015 | 04:00
Paco López Mengual

La otra tarde, estaba a punto de cerrar la mercería cuando entró a comprar un señor. Necesitaba unos alamares para sujetarse al cuello una capa. Los quería de color blanco y, cuando le pregunté si era para un disfraz, echó a reír. Entonces me desveló que era miembro de la Orden del Temple y que se coloca la capa cada vez que organizan un acto. ¡Joder, tenía ante mí a un auténtico Caballero Templario! Quedé petrificado y, lo primero que me salió fue «¿Aún existís?». Me informó que, aunque siguen manteniendo estructura militar, ya no son guerreros; ahora se dedican a rezar, meditar y peregrinar a los Santos Lugares. Lo he comentado otras veces: son tal las anécdotas que ocurren en mi comercio o los personajes que allí descubro que hay días en los que tengo la impresión cuando bajo la persiana de que he cerrado la última página de un libro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine