Al paso

Politízame deluxe

30.10.2015 | 04:00
Politízame deluxe

Tal como ya imaginábamos, después de un mes de septiembre más o menos tranquilo, al fin se ha dado el pistoletazo de salida y todos los partidos políticos han entrado sin excepción en modo ´campaña electoral´. La cercanía de las elecciones generales „que para el caso, bien podrían haberse puesto ya en Fin de Año„ ha hecho que todos los partidos políticos dejen a un lado sus responsabilidades ciudadanas para dedicarse casi exclusivamente al márquetin y al maquillaje electoral. El Partido Popular, después de la debacle sufrida en las elecciones catalanas, se ha dado cuenta de que no sabe venderse, de que no sabe llegar al público y mostrar sus virtudes, y por eso ha comenzado a rejuvenecerse y a popularizarse, con el fin de ser más cercano, más tierno, más dulcificado. Como gran apoyo para revalidar el título de ganador de las elecciones, el PP sale con los buenos datos de empleo que „vistos simplemente como números„ certifican que las medidas adoptadas por el Gobierno han sido acertadas. Evidentemente, lo que no dicen los números es el coste; la precariedad, el desequilibrio social, la bajada de sueldos, la pobreza.

A la caza del Partido Popular „que es el que defiende el título„, se encuentra el Partido Socialista Obrero Español; un PSOE también rejuvenecido, con un Pedro Sánchez conciliador, bonachón, templado, sin llegar a la candidez de Zapatero, pero igual de insulso e inconsistente en muchas de sus apariciones. Como gran baza para hacerse con el poder, el PSOE cuenta con sus bases, que son muy fuertes, y que hacen que „a pesar de la horrible legislatura anterior„ el PSOE aún se mantenga a flote y con buenos resultados. Como problemas en contra; su falta de posicionamiento en el tema de Cataluña y la crisis que no supo ver y que casi nos ahogó.

Tras el PSOE, a priori, aparecería Podemos, un partido joven, casi infantil, con un aire tan renovador como caduco, que vive de un lenguaje populista que cala con facilidad en la gente. A pesar de su juventud y su fuerza verbal, hasta el momento Podemos tampoco ha demostrado hacer las cosas de un modo diferente en los lugares donde gobierna, a excepción de cambiar nombres de calles y plazas. Si quiere ser más creíble, necesita sacarse algo más de la chistera.

En cuarta posición se encontraría Ciudadanos, un partido que a priori parece coherente, con las ideas claras y que ha irrumpido en el panorama político sin grandes estridencias ni alardes extremistas. Esas son, sin duda, sus mejores armas.

En quinto lugar, estaría Izquierda Unida, un partido tan válido como mal valorado, que parece que nunca ha sabido transmitir a los ciudadanos sus ideas, que sin embargo sí funcionan como reclamo en otros partidos. Su nuevo líder, Alberto Garzón, tiene la enorme responsabilidad de encauzar su rumbo y hacerse más visible e importante.

Noviembre está ya a las puertas y los partidos se han echado a la calle en busca del triunfo. Desde ahora hasta diciembre, aparecerán los guiños, los niños en brazos, los besos a ancianas, los jóvenes sentados tras los grandes líderes. Aparecerán, como no, Franco y las banderas republicanas.

Y volverán de nuevo los insultos, las descalificaciones, el lenguaje sucio, la insensatez, la falta de calidad en el mensaje, la verdulería; el Sálvame Deluxe, en definitiva, de la gran política española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine