Por si encaja

Entre vítores

22.10.2015 | 04:00
Entre vítores

Tras el último control parlamentario de la legislatura, la bancada popular se dirigió al sucesor designado por Aznar „sí, Josemari„ puesta en pie con una cerrada ovación en tanto que el presidente del Gobierno saludaba desde el tercio con orgullo y condescendencia. De cara este tan festejado 21 de octubre de 2015, los protagonistas de Regreso al Futuro II tampoco predijeron una escena como la acontecida en la Carrera de San Jerónimo. Ni siquiera hace unos meses tan solo, la mayoría de sus paisanos, sacudidos por las medidas de choque traumáticas empleadas para proporcionarle un barniz al estadillo estadístico y por la pestilencia generada alrededor de tanto desahogado suelto al que se ha cobijado, querían creerse que fueran a celebrar de este modo lo sucedido, aunque podían barruntárselo. El mismo que viste y calza fue cruel con la desabrida Rosa Díez instándola a ganar en humildad, pero no se aplicó el cuento diciéndole a los suyos con la habitual socarronería «hombre, encima no vamos a aplaudirnos». Rajoy fue inmisericorde con la moribunda de upeydé por la sencilla razón de que ésta no unió su destino al gentelman barcelonés porque, de haberlo hecho, Mariano estaría hablando rosadienés en la intimidad. No solo la oposición fue a degüello con la gestión irradiada, sino que, extrañamente, el sinfín de encuestas coincide en la piña que va a pegarse el propulsor del plan a pesar de los vítores recibidos desde los escaños de su cuerda. Hablando de tener la soga al cuello, el actual podría inaugurar el ciclo de monclovitas incapaces de repetir en el cargo. Todo queda pendiente del nuevo sorteo de Navidad que se ha querido introducir por si de ese modo toca la lotería. Pero la realidad es la que es y la que ha sido. Igual no trata de una pasada, sino que los suyos han querido ser los primeros en empezar a despedirlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine