Pensando en voz alta

A propósito de 'Urgencias' (2)

19.10.2015 | 04:00
Francisco Marín

En esta segunda entrega, seguimos analizando algunas características sobre los Servicios de Urgencias Hospitalarios (SUH). La utilización de los SUH, unidades diseñadas para proporcionar tratamiento médico altamente profesionalizado, con disponibilidad inmediata de recursos especiales a pacientes que requieran (o necesiten) cuidados urgentes a cualquier hora del día o de la noche, han experimentado un importante crecimiento en las últimas décadas, tanto en España como en todos los países desarrollados.

Como factores responsables de este incremento; haciendo que de forma cíclica aparezcan los mismos problemas de antaño: fenómenos de saturación, aglomeración, esperas excesivamente prolongadas para la asistencia inicial y la realización de pruebas diagnósticas; se postulan los cambios socio-culturales, demográficos y los patrones de mobilidad, problemas en la atención primaria y otros problemas organizativos del sistema sanitario, así como una mayor accesibilidad a los SUH. Se ha señalado que buena parte de estos incrementos se deben a la atención de casos inadecuados (como indicamos en el artículo del 12/10) „no urgentes o controlables en atención primaria„ cuya proporción se sitúa en cifras muy elevadas.

¿Qué circunstancias producen la saturación o colapso? La saturación o colapso se produce cuando los recursos físicos (sala de observación, de sillones o sala de espera del paciente) se encuentran ocupados al 100% y el próximo paciente está obligado a esperar hasta que exista una plaza libre por alta o ingreso. Se ha determinado que los principales factores de la saturación son: ´esperar cama´, ´encontrar cama´, ´esperando evolución´ y ´esperando resultados´.

Los dos primeros ítems se relacionan con la espera para ser ingresado en la planta del hospital. El último item, con la demora relacionada en el laboratorio. El item ´esperando evolución´ se corresponde con un paciente de cierta gravedad que con tratamiento durante 12-24 horas se ha podido evitar su ingreso hospitalario y se ha conseguido un alta a domicilio. De esta forma se ha pretendido evitar la saturación del propio hospital.

Hay quien piensa que estos pacientes una vez dados de alta motivan un mayor índice de revisitas, con lo que podría haber sido de mayor eficacia el ingreso. Otras cuestiones que pueden contribuir a la saturación del SUH son: retrasos de otros servicios del hospital –planta de ingreso, laboratorios, ambulancias– alargando la espera del paciente que bloquea el normal funcionamiento del servicio de urgencias. Algunos puntos que hacen que haya colapsos son:

El funcionamiento de los servicios de Atención Primaria (AP) se estructura en torno a una serie de actividades programadas. En contraposición, los SUH prestan atención continuada las 24 horas del día y sin ningún tipo de impedimento administrativo.

Normalmente se consideran inadecuadas aquellas asistencias que podían haberse atendido en AP, con recursos al alcance del médico de cabecera.

La percepción de gravedad del propio paciente o de sus familiares condicionan también la utilización de los SUH.

Gran parte del uso inadecuado de los SUH se atribuye a la falta de accesibilidad económica a otro tipo de servicios sanitarios y a la obligatoriedad de prestar asistencia urgente de los SUH.

La ampliación de los horarios de un centro de salud disminuye la utilización de los SUH en el medio rural. En el medio urbano, a igual accesibilidad se impone la atracción preferente por el medio hospitalario.

En una tercera, y última, entrega expresaré, a mi juicio, que medidas se podrían adoptar para mitigar los colapsos en los SUH.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine