Palabras

En el Centro de Mayores de La Alberca

18.10.2015 | 04:00
Pedro Guerrero Ruiz

Hace unos veinte años existía en La Alberca un lugar insólito llamado El Pirata. A los que nos gusta la música nos parecía excepcional. Cantaba y tocaba Pepe Montoya, La Voz del Monte que le decía Guzmán. Por allí recalábamos amigos, para oír y hasta para cantar. A la guitarra, Pepe. Y a la batería o percusión, Jordi, que se nos fue hace algunos años para no regresar. La vida...

El Pirata era un sitio suficiente para la alegría con música. Allí conocí a Loly Agüera y a Hilaria, entra otros amigos como Paco Díaz, Pepa, Enrique, Emilio. Y eran asiduos los fines de semana Manolo Morillas, Pepe López y Nassera. Pepa y Nassera cantaban, también Loly y Pilar. Hilaria bailaba con su pasito rumboso que tan bien conocemos. Se hicieron famosos algunos boleros de Loly, el mejor tal vez Tatuaje, muy solicitado por Ángel Montiel y aclamado por la gente que concurría por El Pirata. Nassera y Pepa también eran exitosas. Y Montoya, a la guitarra, con su voz de Sabina, quemaban la noche en aquella alegría que ardía sana de nuestra música.

Terminó El Pirata y estuvimos años sin reunirnos. Desembocamos en karaokes, pero no era la mismo. Hace unos días me enteré de que Loly Agüera era presidenta del Centro de Mayores de La Alberca y que, en recuerdo de aquellas noches poético musicales, Loly reunió hace unas semanas a Pepe Montoya y a algunas de aquellas voces, y se pasaron un buen rato en el Centro, cantando la gente de entonces a quienes se sumó el marido de Nassera, Pedro, flamenco donde los haya.

Desde el 25 de marzo Loly y su junta directiva no han parado de hacer cosas en el Centro de Mayores de La Alberca. Aparte de talleres (lectura, pintura, bordado, memoria...) y otras actividades como la gimnasia los martes y los jueves y la podología o peluquería, el Centro hace rifas de lotería familiar y baile los domingos, además de contar con un grupo de teatro llamado Grupo Repisa que, en el Auditorio de La Alberca estrenan Cuñada viene de cuña, el 16 de diciembre a las 7 de la tarde. Esto será dentro de programa que para navidades se prepara ya, en una larga semana cultural donde el belén y los cantos de navidad serán el eje del arranque, pasado todo ello por las pelotas (léase albóndigas) con vino jumillano, desfiles, cuncursos de bailes y de dominó, rifas con cesta de Navidad, cafés coloquio sobre los sueño y la mente humana, concursos con premios, el cotillón con música en directo de la noche de fin de año y el roscón de Reyes.

Conviene destacar del centro que la cantina tiene apetitosas especialidades, como lo son el pulpo, las patatas con ajo, la carne a la brasa, amén de los arroces y otras tapas diarias que son delicias para el paladar. He ido dos veces, a tomármelas y a ver la actividad de aquel centro.

Tengo en la directiva buenos amigos y buenas amigas también, como Pilar e Isabel. Y pienso que uno de los mejores ratos que se pueden pasar, si es que se repite (confiemos en Loly) sería que un día a la semana, tal vez los viernes de 9 a 12, pudiéramos reunirnos como la hacíamos en El Pirata. Unas veladas poético-musicales que tan bien nos sentaban.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine