La vida en un post-it

Fiestas

15.10.2015 | 04:00
Paco López Mengual

¡Cómo han cambiado las fiestas de los pueblos! Soy descendiente de comerciantes por los cuatro costaos „de merceros por parte de padre y de panaderos por parte de madre„ y he crecido escuchando historias de fiestas pasadas. Por ejemplo, el Ayuntamiento asignaba „sin derecho a réplica„ un músico de los que acudían a amenizar las fiestas a cada comerciante de la localidad. Durante los cuatro días que duraba los fastos en honor a la Patrona debían darle ´cama y mesa´ al artista en su casa. Ni la miseria de la posguerra ni las arcas vacías de los Ayuntamientos lograban que se fueran al traste las ganas de fiesta del personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine