La vida en un post-it

Ratón

13.10.2015 | 04:00
Paco López Mengual

El 4 de Octubre, un día tan señalado en el que celebro ´el día de mi nombre´, san Francisco, se coló en mi casa un ratón de campo. Confieso sin rubor que siento un miedo atroz por los roedores (no me avergüenza admitir que cuando aparece un ratón soy el primero en subirme a la mesa). De eso hace unos días y por suerte no lo he visto todavía, pero aún tengo los aterradores gritos de mi legítima clavados en el cerebro. Ahora vamos los dos armados con escobas por la casa. Aunque no soy creyente, le pido a mi santo patrón „tan amigo como dicen que es de los animales„ que haga uno de sus milagros y saque al intruso de mi domicilio antes de que me tropiece con él, y mantengamos una lucha a muerte: o el maldito roedor muere a escobazos; o yo, de un infarto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine