La feliz gobernación

Juntos por el Ya

23.09.2015 | 10:01
Ángel Montiel

De pronto, la CROEM se disuelve en un montón de microorganismos, las federaciones y asociaciones que la integran, y así hace más bulto.

Las denominaciones de los sectores productivos dan más solidez a la foto de familia. Y a ellos se añade una veintena de Colegios Profesionales, entidades de composición plural cuyos presidentes comparecen, en el mejor de los casos, con el aval de sus respectivas juntas directivas, aunque sin la constatación de que la diversidad de sus asociados acate el formalismo político que escenificaron ayer. Hoy tendrá lugar otra ronda de adhesiones, con más grupos y asociaciones del más distinto pelaje. Es la llamada ´sociedad civil´ murciana puesta en pie para exigir ´Ave Ya´, es decir, Ave como Venga, y viene sin soterrar, a pesar del compromiso inicial de los Gobiernos central y regional. No es, como escribí el domingo, una exigencia, sino una concesión y, en consecuencia, un alivio presupuestario para el Gobierno de Rajoy „quien prometió en la plaza de toros de Murcia, en su primer envite electoral, dos Ave para la Región (el mediterráneo y el central) que se han convertido en uno de ida y otro de vuelta„ y un triunfo político para el Gobierno regional „Pedro Antonio, póngale la medalla que se merece a su consejero Bernabé„, lo cual requeriría aplauso si no fuera porque nos ofrecen un proyecto devaluado. Pero curiosamente el aplauso lo tienen asegurado porque la ´sociedad civil´ acepta el menos es nada y se somete al falso chantaje de ´en superficie o nunca´ (digo falso chantaje porque el Ave está a las puertas, y sólo es cosa de decidir cómo entra, o sea, de mostrar un pelín de resistencia a la imposición del supositorio, aunque sólo fuera por exhibir algún pundonor).

Al final, el ´Ave Ya´ se materializa en una concentración multitudinaria, aunque de salón, y quedan en soledad la Plataforma ProSoterramiento, que no hace tanto convocó una manifestación en que los políticos ahora retractados llevaban la pancarta reivindicativa, más la izquierda irreductible y cuatro mataos (apúntenme entre éstos). Ante tan efectista mostración de sentido común, ánimo colaborativo, responsabilidad pública y aquiescencia gubernamental, quienes nos negamos a pasar a limpio el argumentario de los Gobiernos central y regional quedamos fuera de onda. Debe ser porque ya nos duele la espalda de ser víctimas de tantos engaños similares a éste.

Hasta el PSOE se añade a la marabunta, y es que la soledad es muy mala y la cabra tira al monte. Ciudadanos también entrará en razón, en su caso porque el espectro sociológico en el que escarba está retratado en la foto de la unanimidad genuflexa ante el escamoteo.

Les cuento lo que ocurrirá: llegará el Ave a final de año, aunque las obras del soterramiento de la primera (y única) fase concluirán para la primavera. Y una vez que transite, otras prioridades (aeropuerto y los varios etcéteras) ocuparán la atención pública. El personal se acostumbrará al uso en superficie, que a fin de cuentas afecta de manera directa a una minoría, considerada en el conjunto de la Región, y será una temeridad recordar a Adif o a los Gobiernos que deben acometer las siguientes fases comprometidas. Si incumplieron la integral ¿por qué, una vez puesto el Ave en Murcia y habiendo tantas urgencias pendientes, habría que volver a retocar algo que ya funcionaría razonablemente bien? Por lo demás, las exigencias particulares de Cartagena, primero, y de Lorca, después, serán atenuadas con un inapelable argumento: Si Murcia ha tragado ¿cómo es que no vais a tragar vosotros?
El Ave Ya es Soterramiento Nunca. Y lo saben y lo sabemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine