La mar de cosas

Preysler

18.09.2015 | 04:00
Pepe Monteserín

En las tertulias sufro ataques cuando declaro que no leo a algunos escritores, ya siendo buenos, como Chesterton o Baroja, ya malos, como Coelho y Zafón, y si exhibo a Cela y Vargas Llosa necesito un sobreesfuerzo para defenderme, discernir entre su calidad artística y la doméstica, sus inclinaciones y las mías; ¿es que sólo ha de gustarme el virtuoso o el progre? ¿Hay algún santo buen novelista?, ¿y quién soporta a Elvira Lindo o a Leguina? Pues sí, salvo de la hoguera a Cela y Vargas Llosa; gracias a mí no son ceniza, y por defender su prosa en las sobremesas acabo hecho polvo. Disfruté Viaje a la Alcarria, Cristo versus Arizona.. Conversación en La Catedral, La fiesta del chivo, sus fabulosos discursos en Estocolmo..., y eso es diferente a calzar sus pantuflas, desairar a la Santina o brindar con la Preysler; aunque nunca deba decirse de esta Preysler no beberé.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine