Dos veces breve

El diálogo

07.09.2015 | 02:35
El diálogo

La apelación al diálogo es argumento recurrente ante cualquier conflicto, pero, por si sólo, es un argumento falaz. La experiencia dice que en un conflicto el diálogo sólo lleva a algún sitio cuando las partes han medido sus fuerzas, y llegan al convencimiento de que ninguna de ellas puede ganar. En el caso catalán, los adversarios van colocando poco a poco sus fuerzas en el campo. De momento el independentismo tiene de su lado la calle catalana, y podría llegar a tener los votos. Si no los tiene, su poder de negociación se vendría abajo. El unitarismo tiene de su lado la Constitución, en la que no está prevista la secesión, y ahora va montando sus baterías para el caso de que no se cumpla. El diálogo llegará, pero su condición de posibilidad es que el conflicto se trabe con todas las fuerzas desplegadas, y los adversarios se teman lo bastante. Sin tensión crítica tampoco hay diálogo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine