Artículos de broma

Excelente candidato

15.08.2015 | 04:00
Javier Cuervo

Lo mejor de Donald Trump es lo que tiene de cruce de Lex Luthor –el millonario enemigo de Superman– y del Jocker, el delirante payaso de Batman. Lo peor de lo mejor de Donald Trump es que es realidad, no ficción. Tuvimos las primeras noticias de Trump cuando Ronald Reagan era presidente de EE UU y estamos hartos de saber de él cuando puede convertirse en presidente republicano de EE UU, como Reagan.

Los propagandistas de las escuelas militares para enderezar hijos con mala conducta tienen en él un ejemplo de la eficacia de esa solución pedagógica. Los partidarios de la desigualdad social encuentran en Trump un ejemplo: ya la familia tenía el negocio inmobiliario que controla desde los setenta, arruinó en los noventa y resucitó hasta nuestros días. A los amantes del mal gusto les bastará el ejemplo de sus cambios en el hotel Plaza de Nueva York para no entrar en novedades ni casinos. Los apasionados por las peores lecturas pueden gozar de su búsqueda de la verdad en la autoayuda financiera con ´Cómo hacerse rico´, ´Trump o el arte de vender´ o ´Piensa como un millonario´-.

Los estetas verán en él al creador de belleza y bondad que organiza Miss Universo, Miss Estados Unidos y Miss Estados Unidos Adolescente. Los gourmets de la telebasura recordarán las cenas con ´El aprendiz´, el reality show para ejecutivos cuyo premio era dirigir una de sus empresas, donde logró convertir «estás despedido» en una frase divertida. Si progresa adecuadamente, que no creo, los buenos estadounidenses que quieran votarle –algo de lo que están excluidos los mexicanos violadores– tendrían en él a quien «piensa grande y patea traseros en negocios y la vida», alguien muy lejano de un posible extranjero comunista con nombre de musulmán, como los últimos ocho años. Qué bien que los violadores mexicanos no puedan votar y qué lástima que algunos jóvenes emprendedores españoles tampoco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine