La vida en un post-it

Manolete

13.08.2015 | 04:00
Paco López Mengual

Solía entrar al antiguo bar Centro de Molina y pedir una cerveza y una tapa sólo por contemplar el cartel taurino que presidía el establecimiento. Un póster de tamaño colosal, original -aunque restaurado-, que de manera inocente anunciaba la que fuera la tarde de toros más trágica lidiada de este país: la corrida en la que murió Manolete. Con la cerveza en la mano, me plantaba ante el cartel y paseaba por la memoria histórica y sentimental de España. Linares, 28 de agosto de 1947, a las 4.45 de la tarde, toros de la ganadería de Miura. Imagino a un triunfal y alegre Manolete, haciendo el paseíllo junto a los otros dos toreros que le acompañaban esa tarde, Gitanillo de Triana y Luis Miguel Dominguín; y reflexiono sobre la incapacidad del ser humano para detectar cuándo se presentará en tu vida el Islero que te hunda mortalmente uno de sus pitones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine