Buenos Días

De alergias y virus

01.04.2015 | 04:00
Salvador González

Estamos en la temporada de las alergias. Supongo que muchos de vosotros ya lo sabréis. Yo, toco madera, soy inmune a la Primavera, aunque la vida me ha agraciado con una ´moquera´ constante consecuencia de la humedad que tiene mi ciudad, Cartagena, y a una narizota que por muy grande que sea se empeña en no saber respirar bien.

Pero gente a mi alrededor sí que sufre la forma que tienen las plantas y los árboles de vengarse de nosotros, al menos un poco, y reconozco que tiene que ser complicado vivir uno, dos, tres meses con los ojos llorosos, medio entornados y con un pañuelo siempre en el bolsillo. Otra cosa son los virus, y mucho más los virus del estómago.

Esos ´agentes infecciosos microscópicos acelulares´, según dice mi teclado, que más bien son pequeños canallas que aparecen en el momento menos indicado, como en tu cumpleaños, en el primer día de tu libranza, de tus vacaciones o nada más aterrizar en Roma. De esos no escapamos. Raro es quien no ha pasado por este trance alguna vez. Y, ojo, que parece que están llamando a todas las puertas en estas fechas. Yo sólo aviso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinion

Busco un ser humano
Busco un ser humano

Busco un ser humano

"Ya lo dijo Pico della Mirándola, el hombre puede ser todas las cosas, puede elevarse hasta las...

Una década decisiva

Una década decisiva

Parece que fuera ayer y han pasado 42 años desde que Franco murió. Los años setenta fueron...

En la Moncloa

En la Moncloa

Más de 155 días después de su toma de posesión, Fernando López Miras logró que Mariano Rajoy le...

Perdidos en la lluvia

Perdidos en la lluvia

Él caminaba bajo la lluvia. Con paso firme y rápido iba sorteando los pequeños charcos de entre...

Toda España pendiente del 21D

Toda España pendiente del 21D

"El separatismo se presenta dividido y la antigua CDC lanza a Puigdemont para evitar el triunfo de...

Todo por quítame allá unas pajas

Todo por quítame allá unas pajas

"Creo que la moral bien entendida obliga a diferenciar entre el pecado y el pecador y, añadiría...

Enlaces recomendados: Premios Cine