Desde mi picoesquina

Cumbre del Clima: otro fiasco

30.09.2014 | 04:00
Cumbre del Clima: otro fiasco
Cumbre del Clima: otro fiasco

Retroceso de los glaciares en todas las grandes cordilleras del mundo y en los casquetes polares; fusión acelerada de la banquisa del Ártico; aumento exponencial de las emisiones de gases de efecto invernadero „que triplican los niveles existentes en los inicios de la Revolución Industrial a mediados del siglo XVIII„ con la consiguiente elevación de la temperatura media del planeta; ciclones y tifones cada vez más destructivos; espeluznantes sequías que se superponen a frecuentes episodios de inundaciones en zonas atípicas? Nadie, excepto los grandes grupos inversores interesados en que no disminuya nuestra dependencia de los combustibles fósiles, puede negar la evidencia de que nos hallamos en un ciclo de cambio climático en el que, junto a causas naturales, la actividad humana tiene mucho que ver.

Los dirigentes del mundo, ante la presión de la opinión pública, no han tenido más remedio que abordar el tema. La ONU, aparentemente interesada en limitar el calentamiento global a 2°C respecto a la época preindustrial (pues muchos científicos señalan que las temperaturas habrán aumentado al final del siglo XXI en más de 4°C), acogió el pasado día 23 de este mes la Cumbre del Clima, con la asistencia de representantes de más de 120 países de todo el mundo, aunque algunas naciones estuvieron representadas por políticos de segundo nivel, lo que demuestra el escaso interés real en abordar el asunto. Y eso pese a que el secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-Moon, pidió expresamente a las delegaciones de los respectivos países que acudieran con propuestas audaces destinadas a reducir las emisiones, reforzar la resistencia al cambio climático y movilizar la voluntad política para llegar a un acuerdo jurídico significativo en 2015.

Pero, por lo que trascendido de los resultados de dicha Cumbre, las medidas adoptadas han quedado, una vez más, en simples promesas, sin anuncios concretos. Junto a las reticencias de países desarrollados, sobre todo EE UU, a renunciar a sus niveles de desarrollo y consumo, países emergentes, como China e India, no están dispuestos tampoco a limitar su propio crecimiento. En el caso de China, sus emisiones de CO2 y óxido de nitrógeno pueden aumentar exponencialmente si, como se prevé, su parque automovilístico sigue un crecimiento imparable. Situación que es particularmente preocupante en un país cuya población supera los 1.300 millones de habitantes. Si, como todos los economistas pronostican, a corto plazo la economía china supera a las occidentales, el efecto que sobre la atmósfera del planeta pueda suponer un crecimiento sin freno del gigante asiático es, hoy por hoy, impredecible.

La situación es particularmente grave. Pero, en la Cumbre, muchos países han pospuesto a una fecha tan tardía como la del año 2050 la adopción de medidas concretas para reducir parcialmente las emisiones de gases contaminantes para acercarlas a las registradas en 1990. Una vez más, la Cumbre del Clima no ha sido sino un escaparate que ha puesto en evidencia la escasa voluntad política „y también el escaso margen de maniobra de la mayoría de los países„ para hacer frente a la avaricia del conglomerado de empresas transnacionales que operan en el mercado del petróleo.

La intervención en la Cumbre del jefe del Estado, Felipe VI, me llamó particularmente la atención. Según informó Europa Press, urgió a «actuar con decisión» frente al cambio climático pues detrás del ascenso de unos pocos grados de la temperatura global del planeta «están en juego vidas humanas y la continuidad misma de las sociedades». El rey aludió a la situación en que viven los habitantes de las zonas costeras de países como España, áreas montañosas donde desaparecen los glaciares, regiones amenazadas por la desertificación, así como a quienes dependen para su subsistencia de los mares y de los océanos.

Pero, en todo caso, sus palabras chocan con la evidencia de que en nuestro país el Gobierno del PP está haciendo poco, por no decir nada, por limitar nuestra dependencia del petróleo invirtiendo en energías alternativas. Junto a la potenciación, mediante el plan PIVE, del vehículo privado frente al transporte público, el desinterés por potenciar estas energías es evidente. A título de ejemplo, y aterrizando en nuestra Región, la opinión publicaba a primeros de abril de 2011 una información sobre el perjuicio que el  Real Decreto-Ley 14/2010 de 23 de diciembre estaba causando a los pequeños agricultores que, en su día, decidieron invertir en huertos solares fotovoltaicos. Dicho decreto, al limitar las horas de producción sin tener en cuenta la zona climática en que se ubicaba la instalación, afectaba negativamente a la Región de Murcia, que tiene más horas de sol. A lo que habría que sumar el efecto generado por el cierre en esos años del 90% de las empresas creadas para el desarrollo de este sector productivo incipiente.

Como en el caso español, las actuaciones gubernamentales chocan con las declaraciones bienintencionadas que a nada conducen. La Cumbre del Clima 2014 ha constituido un fiasco. La próxima, prevista para el 2015, puede retrasar de nuevo las soluciones drásticas que el planeta nos está demandando.

Opinion

Busco un ser humano
Busco un ser humano

Busco un ser humano

"Ya lo dijo Pico della Mirándola, el hombre puede ser todas las cosas, puede elevarse hasta las...

Una década decisiva

Una década decisiva

Parece que fuera ayer y han pasado 42 años desde que Franco murió. Los años setenta fueron...

En la Moncloa

En la Moncloa

Más de 155 días después de su toma de posesión, Fernando López Miras logró que Mariano Rajoy le...

Toda España pendiente del 21D

Toda España pendiente del 21D

"El separatismo se presenta dividido y la antigua CDC lanza a Puigdemont para evitar el triunfo de...

Todo por quítame allá unas pajas

Todo por quítame allá unas pajas

"Creo que la moral bien entendida obliga a diferenciar entre el pecado y el pecador y, añadiría...

Cierto olor a podrido

Cierto olor a podrido

No se preocupen. No voy a hacer una reseña de aquella obra de Martín Vigil al que muchas y muchos...

Enlaces recomendados: Premios Cine