Dos veces breve

El extraño caso Casillas

25.09.2014 | 04:00
El extraño caso Casillas
El extraño caso Casillas

No hace tanto, Iker Casillas había alcanzado el pináculo absoluto de la buena fama: ser no sólo el ídolo de la juventud, sino el de los niños. Se puede ser famoso de muchas maneras, y con muchas estampas, incluidas las pérfidas, pero Iker demostró que la imagen de buen chico (el mejor chico posible) podía llevar a lo más alto. De la actual caída en desgracia de Iker yo lamento, sobre todo, el desconcierto de los niños, que se preguntarán, algo crecidos ya, por qué ahora pitan a su ídolo. ¿Por haber encajado algunos goles? Sería una explicación desoladora, y un mensaje de impiedad. El desconcierto de los niños sólo será superado por el del propio Iker: qué habré hecho para que me pase esto. ¿Deberíamos ahora buscar unas causas de la caída, para que todo cuadre? A lo mejor resulta que Iker es un buen chico de verdad, sin las destrezas suficientes para sobrevivir en un barrio canalla.

Opinion

El PP salda su cuenta con el PSOE
El PP salda su cuenta con el PSOE

El PP salda su cuenta con el PSOE

"Es la primera vez en la historia reciente de Murcia que el PP decide dar la presidencia de dos...

¿Egoísta yooo?

¿Egoísta yooo?

"Ya no es una la que se queja por costumbre, sino que un equipo de investigadores de la...

El lamento de Citati y "las cosas perdidas"

El lamento de Citati y "las cosas perdidas"

La muerte de la mariposa es un relato tan sugerente como su propio título, gracias a la magia de...

Dignificar al profesor de Universidad

La Carta Magna de las Universidades Europeas, firmada en 1988 en la Universidad de Bolonia,...

¿En qué academia?

¿En qué academia?

Muy a menudo me he preguntado si los que se dedican a la política (no les llamo políticos porque...

La comida de la familia Bo

La comida de la familia Bo

El contenido de esta columna me ofrece un sentimiento especial de satisfacción. Unas decenas de...

Enlaces recomendados: Premios Cine