EN DIRECTO:
Impresiones

Yo también soy antisistema

Soy antisistema porque con la excusa de una crisis, producida por la sed insaciable de los especuladores del ´mercado´, se castiga a laciudadanía a rebajar sus derechos y la cota de bienestar conseguida tras años de lucha

 13:06  

JOAQUÍN CONTRERAS RIVERA Vaya por delante que después de una vida laboral de más de 42 años, mi esposa y yo disfrutamos de sendas pensiones dignas que nos deberían hacer ver con optimismo el panorama social y ser defensores del llamado ´sistema´. Sin embargo, y desde esta atalaya de privilegiado, yo también me declaro antisistema.

Y lo hago después de haber podido comprobar cómo los que manejan este ´sistema´ están desmontando lo que los trabajadores y nuestra sociedad desde finales del XIX han ido consiguiendo en lo que ha venido en llamarse Estado del Bienestar.

Antisistema, porque nuestra clase política ha ido traspasando las funciones y las posibilidades de actuación de los Estados y los Gobiernos a manos de especuladores sin escrúpulos, parapetados tras el eufemismo engañoso de ´mercado´.

Antisistema, porque con la excusa de una crisis, producida por la sed insaciable de los especuladores del ´mercado´, se castiga a la ciudadanía a rebajar sus derechos y la cota de bienestar conseguida tras años de lucha.

Antisistema, porque sabiendo con plena certeza quiénes han causado y producido este estado de crisis no se les castiga ni se les depone de sus puestos, sino que se les exime de responsabilidades y se les premia con suculentas gratificaciones.

Antisistema, porque para cubrir el déficit financiero de tan punible delito, los Gobiernos detraen fondos de sus presupuestos en perjuicio de los gastos sociales.

Antisistema, porque nuestros Gobiernos, tanto estatal como autonómicos, se han sometido sumisamente a los dictados del ´mercado, sin presentar otras alternativas ni soluciones que las que les dictan los especuladores del ´sistema´, cobijados bajos las siglas de FMI o del Banco Mundial. (El Gobierno de Islandia ha marcado la diferencia).

Antisistema, porque mientras que nuestros Gobiernos nos exigen a la ciudadanía nuevas renuncias y pérdidas de bienestar, nuestra clase política se parapeta en su estatus privilegiado.

Antisistema, porque nuestra clase política ha convertido la participación democrática de los ciudadanos en una escueta y casi única intervención eficaz: el acto del voto al que nos llaman, como una verdadera exigencia, cada cuatro años.

Antisistema, porque este voto favorece a los partidos mayoritarios, en perjuicio de otras opciones, provocando un bipartidismo no representativo de la sociedad Antisistema, porque nuestros políticos se aferran a sus privilegios, prebendas y regalías sin los límites lógicos que en otros países son vigentes como el número de legislaturas, profesionalizando la política y desprestigiándola.

Antisistema, porque nuestros gobernantes se aferran a sus puestos a pesar de haber sido corruptos, y tratan de utilizar el voto democrático para blanquear sus corruptelas.

Antisistema, porque nuestra clase política se ha dotado de un estatus de privilegios que la hace distante de la ciudadanía, gran parte de la cual la tiene por una verdadera casta con prerrogativas, fueros y exenciones excesivos e injustos, que ellos mismos se han autoadjudicado: jubilaciones suculentas, dobles sueldos, exenciones tributarias...

Antisistema, porque este ´sistema´ no admite la crítica profunda ni el cuestionamiento de sus razones básicas, cuando en una sociedad moderna y verdaderamente democrática todo debería ser cuestionable, salvo los derechos humanos.

Antisistema, porque la tan proclamada libertad de expresión de nuestra democracia no es real cuando el propio ´sistema´ interpreta que es puesto en cuestión; o en todo caso queda en manos casi exclusivas de los Gobiernos o de los medios de comunicación, que la ejercen a su capricho y/o filtran las opiniones que ellos mismos califican de antisistema, como en el caso del reciente movimiento 15-M.
Por todo ello, y por muchas más razones, yo también soy antisistema

Si no lo leo, no lo creo


Yo también soy fuerte

Yo también soy fuerte

Por José Alberto Pardo

Hoy creo en el mundo. Hoy creo en esta pequeña región murciana. Y hoy casi creo en España. Así, en mayúsculas, casi de la mano, como una hermandad

 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN DE MURCIA |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemurcia.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Mallorca | El Diari | Emporda | Faro de Vigo | Informacion | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Malaga | La Opinion de Murcia | La Opinion de Tenerife | La Opinion de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regio 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Loteria de Navidad | Oscars | Premios Goya