Atletismo

Miguel Ángel se pierde en Río

"Estoy decepcionado, no me he encontrado en carrera y las sensaciones no han sido las que yo quería", afirma el atleta murciano después de acabar en el undécimo puesto la final de 20 kilómetros marcha en la que aspiraba a una medalla

13.08.2016 | 00:03
El murciano Miguel Ángel López durante un instante de la prueba de ayer.

El marchador chino Zhen Wang, derrotado hace un año en el Mundial de Pekín por el murciano Miguel Ángel López, se tomó en Río una revancha de oro olímpica sobre el campeón del mundo de 20 km marcha, que se hundió a mitad de prueba y llegó undécimo a la meta y se quedó hasta sin diploma.

China hizo un histórico doblete en la prueba de 20 kilómetros. Wang se colgó el oro con un tiempo de 1h19:14, seguido de Zelin Cai (1h19:26) y del australiano Dane Birth-Smith (1h19:37), que solo por cinco segundos privó del podio al brasileño Caio Bonfim (1h19:42, récord nacional).

López se recuperó algo en el último tramo de la prueba y acreditó una marca de 1h.20:58, mientras que el segundo español, Álvaro Martín, que había estado más tiempo por delante, cayó al puesto 22 con 1h22:11.

El atletismo español, que no pisa un podio olímpico desde Atenas 2004 (plata de Paquillo Fernández, bronces de Joan Lino Martínez y Manuel Martínez), continúa fuera del cajón de honor por las medallas.

López, como en él es habitual, no se escondió: «No era yo marchando hoy –ayer para el lector–, no me he encontrado a mí mismo desde el principio y me siento muy decepcionado», dijo poco después de llegar a la meta.

López, una de las principales esperanzas de España de alcanzar medalla en Río de Janeiro, explicó que no es posible expresar con palabras las sensaciones rebeldes de su cuerpo este día, pero el inicio de la prueba fue lento y aún así jamás se sintió cómodo.

«Iba forzado y no entiendo qué pasó, sufrí lesiones a inicios de año, pero las últimas competiciones fueron buenas y no hay excusa por el mal resultado», observó el atleta murciano, ganador el año pasado de los Mundiales de Pekín delante de los favoritos chinos.

López comenzó a un paso de 4:08 minutos por kilómetro y aunque a partir del segundo aceleró y llegó a hacer después del 10 un par de kilómetros por debajo de 4:00, cuando los chinos atacaron le fue imposible seguirlos, y aunque mejoró en los finales, no se acercó a las medallas.

«Los que me quieren habrán sufrido al verme en la televisión, llamaré a mi familia para que sepan que estoy bien y después de eso pensar en la prueba de 50 kilómetros en la que espero en sacarme la rabia que tengo», dijo.

A pesar de no cumplir su meta de ganar medalla, Miguel Ángel López fue el mejor español en los 20 kilómetros marcha, delante de Álvaro martín, vigésimo segundo con 1h22:11, y de Francisco Arcilla, colocado en el lugar 55 con 1h25:50.

«Las sensaciones no han sido las que yo quería, no me he encontrado en carrera, no me he metido en carrera y he sufrido bastante desde el principio», confesó el murciano en declaraciones a RTVE.es.

«Esperaba una carrera más lanzada desde el inicio, pero ni aún así hubiera podido meterme, no he podido seguir el ritmo. He intentado recuperar posiciones en la última parte de la carrera y pasé décimo en el punto once, pero estoy decepcionado, no he conseguido lo que yo quería», añadió el pupilo de José Antonio Carrillo.

No obstante, el deportista becado por la UCAM aún confía en resarcirse en la prueba de 50 kilómetros marcha del próximo viernes 19. «Sí, intentaré lucharla, pero no es mi prueba. Ahora todavía tengo que digerir lo que ha pasado y centrarme para luchar todo lo que pueda en la siguiente», indicó.

A la hora de la salida en la Barra de Tijuca (14.30 locales), junto al mar, la lluvia había cesado. El termómetro marcaba 23 grados, lucía el sol y la humedad alcanzaba el 63 por ciento, condiciones más benignas de lo previsto para los 74 contendientes.

En un circuito tan estrecho, durante los primeros kilómetros cada giro entrañaba un riesgo de caída en el pelotón, que pasó por el cuarto en un parcial de 16:15. El indio Gurmeet Singh ya había recibido del juez español Luis Saladíe la roja de expulsión.

Tom Bosworth, en busca de la primera medalla británica de marcha en 52 años, se adelantó unos metros en el sexto kilómetro, pero los favoritos no le dieron la menor importancia. Tampoco al keniano Samuel Gatimba, que se fue con él. La batalla estaba prevista para la segunda parte.

Los dos avisos del ecuatoriano Andrés Chocho antes del octavo kilómetro limitaron sus posibilidades -fue descalificado poco después-, y el guatemalteco Erick Barrondo perdía 51 segundos en ese punto.

El primer cambio serio lo llevó a cabo, a punto de pasar por el décimo kilómetro, el japonés Daisuke Matsunaga, campeón asiático en marzo pasado y con marca inferior a 1h19 este año, y a continuación salió el chino Zelin Cai, cuarto en Londres 2012.

Con media prueba por delante, Álvaro Martín y Miguel Ángel López no se movieron en el grupo, pero el campeón del mundo marchaba inusualmente atrás, circunstancia que al principio podía achacarse a su carácter imperturbable, pero poco después se quedó cortado, mientras el pacense, cerrando el grupo, aguantaba el ritmo de caza.

Las esperanzas españolas de medalla se esfumaron en el duodécimo kilómetro, cuando también Martín perdió contacto con el primer grupo, reducido a nueve unidades.

En el último cuarto de la prueba surgieron los chinos, con Wang a la cabeza, para imponer su fuerza. El nuevo campeón olímpico ha ganado seis de sus siete últimas competiciones y en 2016 no conoce la derrota.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine