15 J:
40 años de democracia en España

 

Un largo camino hacia las elecciones de 1977

Constan Doval

Las elecciones generales del 15 de junio de 1977 supusieron el cierre definitivo de la etapa del franquismo y la respuesta a las ansias de democracia de la sociedad española. La Ley de Reforma Política refrendada en diciembre de 1976 desmanteló el sistema dictatorial y allanó el camino sin retorno a las urnas, que quedaría apuntalado con la aprobación de la Constitución dos años después. Eran los primeros comicios libres desde febrero de 1936, en el tramo final de la II República.

Algo más de ochenta candidaturas concurrieron a los comicios, aunque solo doce alcanzaron representación en el Congreso. Aupada por la mítica canción "Libertad sin ira", la UCD de Suárez ganó con 165 diputados, por delante del PSOE liderado por Felipe González, que cosechó 118 y dio el sorpaso al PCE, que se quedó en 20, cuatro más que la Alianza Popular de Manuel Fraga. Por detrás, quedaron el Pacto Democrático por Cataluña, con once diputados, y el PNV, con ocho, seguidos por otras fuerzas minoritarias, entre las que no estaba ninguna de corte franquista, ni de extrema izquierda.

En este gráfico podrás consultar cómo ha evolucionado el voto en tu municipio desde aquellas elecciones del 77 a últimas celebradas en junio de 2016.


Además de los cabezas de cartel, el nuevo Parlamento reunió a una pléyade de diputados que encarnaron una hornada histórica, con nombres como los de Alfonso Guerra, Miguel Herrero de Miñón, Miquel Roca o Jordi Pujol.

Aquella generación de políticos, a la que se unieron otras figuras del exilio, como Dolores Ibárruri "La Pasionaria" o el poeta Rafael Alberti, hicieron posible la Transición porque "hubo fue mucho sentido común", señala Ramón Tamames, uno de los cargos del PCE que logró escaño aquel año a las órdenes de Santiago Carrillo.

"No éramos políticos profesionales. Lo éramos por afición y por vocación democrática. Para hacer política, poníamos dinero de nuestro bolsillo. No tiene nada que ver con lo de ahora. Veníamos con sentido de la generosidad y por lograr la libertad, lo dimos todo", apunta Juan Barranco, quien obtuvo escaño por Madrid en aquella primera cita electoral.

Continuar
play_arrowVolver

Los protagonistas

Jorge Garma

La muerte de Franco hacía vislumbrar las primeras luces de la democracia. Pero para asentarla era condición 'sine qua non' la celebración de unas elecciones que requerían de un entendimiento entre las distintas ideologías. Estos son algunos de los principales protagonistas que hicieron posible la apertura de las urnas por primera vez desde los tiempos de la Segunda República.

Continuar
play_arrowVolver

Los carteles

Continuar
play_arrowVolver

Así lo vivieron los diputados

Muchos de los diputados que ahora se sientan en los escaños del Congreso no habían nacido el 15 de junio de 1977, cuando se celebraron las primeras elecciones democráticas, pero bastantes otros ya pegaban carteles, militaban en partidos y vivían aquel momento histórico con una ilusión que ahora añoran.

Echando la vista atrás, algunos parlamentarios recuerdan cómo vivieron y qué sintieron aquel miércoles en el que los españoles volvían, por fin, a las urnas.

Algunos no pueden hacerlo, porque 69 de los 350 diputados no habían nacido entonces, incluidos, entre ellos, líderes como el de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Ciudadanos, Albert Rivera. Pero otros tienen cosas que contar.

Pulsa sobre cada elemento para ampliar la información:

Continuar
play_arrowVolver

Así éramos aquel 1977

Constan Doval

Viajamos al pasado. Hasta ese año clave en nuestro país que fue 1977. En una época en la que no existían ni móviles ni internet, en España el boca a boca en cafés y paseos era "el facebook"; las pintadas, "el twitter", y los álbumes de fotos, "el instagram".

Las cuatro décadas transcurridas desde las primeras elecciones democráticas han dibujado un país en el que la curiosidad por leer, especialmente los libros "prohibidos" -la censura no se derogaría hasta abril de 1977-, y escuchar a "los otros" es empujada por una cultura en la que "selfies", "tuit" o "post" invaden el espacio público, incluida la creación y la actividad artística.

Cuando en 1977 se celebraron las primeras elecciones democráticas no existían, ni de lejos, redes sociales pero tampoco una red cultural que pudiera denominarse como tal.

Museos, auditorios, festivales de cine, de música o de teatro, premios nacionales e internacionales, instituciones como el Cervantes o grandes eventos fueron surgiendo gracias al empeño que hizo que España cambiara de arriba a abajo propiciando el regreso de exiliados como Rafael Alberti o el "Guernika".

Aquel año, en el que no hubo verano, con medias para las temperaturas máximas de 22 grados en agosto, se estrenó "Raíces" en TVE, la única televisión que había y en la que solo se emitía media hora de publicidad diaria.

Estos son otros datos de aquel ya lejano 1977:

Salarios

El salario medio en el año 1977 estaba en torno a las 22.000 pesetas. El salario mínimo era de 13.200 pesetas al mes.

trending_up

Coste de la vida

Una barra de pan costaba 7 pesetas, un televisor unas 25.000 y el metro cuadrado de una vivienda nueva en Madrid rondaba las 28.000 pesetas.

people_outline

Desempleo

El desempleo comenzaba a ser un problema grave en España. El junio de 1977 había 620.800 parados, 100.000 más que un año antes.

home

Vivienda

Por dos millones y medio de pesetas se podía comprar un piso con dos baños y aparcamiento, o alquilar un piso por 15.000 pesetas al mes.

drive_eta

Coches

En 1977, el coche de moda era el Renault 5 que costaba unas 132.000 pesetas. En España, había un vehículo por cada seis habitantes.

business_center

Dinero

Circulaban en España unos 878.448 millones de pesetas. Actualmente hay más de 60.000 millones de euros en circulación.

school

Educación

Un total de 7,3 millones de niños estaban escolarizados. Había medio millón de alumnos en la Universidad. Solo una tercera parte eran mujeres.

movie

Cine

'Star Wars' o 'Mazinger Z' llegaron a la cartelera en 1977. Un decreto acabó con la censura, y pudimos ver 'El último Tango en París'.

Se legalizó el bingo, y las melenas, los pantalones de campana y las camisas de cuadros inundaron calles y lugares de ocio en los que la música de Raffaella Carrà arrasaba.

Al país, en el que había cines por doquier y seguía teniendo público, y mucho, el género "s", el del "destape", llegaron "El último tango en París", "La guerra de las galaxias" y "Fiebre del sábado noche".

El año que nació Shakira se celebró la VI edición del Festival OTI de la Canción, en Madrid, y ganó "Quincho barrilete", de Eduardo Guayo González, en representación de Nicaragua.

Diecisiete años después de la última convocatoria del certamen en el que cada uno de los países pertenecientes a la Organización de Televisión Iberoamericana (OTI) participaba con una canción, el que ha adquirido dimensiones de fenómeno fan es Eurovisión, el concurso de música europeo que en 2017 ha condenado a España al último lugar, dio en 1977 a Micky y su "Enséñame a cantar" el noveno puesto.

Las pintadas políticas que entonces florecían en cualquier muro han dado paso a los grafiti, las bandas a los auditorios, las pequeñas bibliotecas a una red de museos, y los recitales "protesta" de Raimon a los macroconciertos de Alejandro Sanz como el que cerrará el Estadio Vicente Calderón para siempre el día 24 de junio.

Continuar
play_arrowVolver

El papel de la mujer

La mujer en España llegó a las elecciones de 1977 con un papel de "esposa y madre abnegada". Tendría que esperar a la Constitución de 1978 para empezar a recuperar derechos perdidos en el franquismo. "Hasta el 75 las mujeres, aunque llegaban a la mayoría de edad a los 21 años, no podían salir de casa del padre si no era para casarse o hacerse monja", recuerda Ángela Carrillo, presidenta de Mujeres Juristas Themis.

Carrillo dibuja un "mundo caduco", en el que no se hablaba de malos tratos, en el que ningún partido se refería a la situación de las mujeres y el que hasta había distintos tratamientos para la infidelidad conyugal, delito que no fue abolido hasta 1978.

El hombre "tenía que tener notoriedad, es decir, poner una casa a su amante para que se le considerara en amancebamiento, mientras que con sólo pillar a la mujer, ya se la acusaba de adulterio".

Ese mismo año se despenalizan los anticonceptivos y se aprueba la Constitución, que recoge el derecho al divorcio, a la igualdad de los hijos y empieza a sentar las bases de un nuevo ordenamiento jurídico.

Con la llegada de 1980, el Estatuto de los Trabajadores declara nulos los preceptos reglamentarios y disposiciones que discriminan en materia de empleo.

Un año más tarde se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil: se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad, separación y divorcio. En 1985 se despenaliza el aborto en tres supuestos: riesgo para la salud física o psíquica de la madre, violación y malformación grave del feto.

La Ley de Medidas de Protección Integral contra la violencia de Género fue aprobada en 2004 para abordar la prevención del problema, la protección de las amenazadas, la recuperación de las víctimas y la sanción de los agresores y en 2007 vio la luz la de Igualdad efectiva de Mujeres y Hombres.

Un largo recorrido de reformas en el ordenamiento jurídico para "alcanzar la igualdad total en términos legales", puntualiza Carrillo, quien apostilla que "otra cosa es la aplicación de la Ley. Hay veces que se aplica de forma discriminatoria, incompleta o desafortunada".

Por ello, apuesta por seguir "batallando para que la Ley se cumpla". Algo, especialmente necesario en los Juzgados de Violencia de Género, donde dice que "la Ley no siempre se aplica adecuadamente".

Y expresa su preocupación por que los avances legislativos "no hayan impregnado a las jóvenes actuales". "Me aterra la violencia entre las jóvenes y el sometimiento a las parejas", ya que recalca que, a pesar de que tienen una Ley que les apoya y no tienen la necesidad de dependencia económica de sus madres y abuelas, "se dejan dominar y controlar".

La violencia machista "es un problema muy complejo, que necesita un planteamiento transversal, de concienciación social y de educación. La Ley lleva más de diez años y se siguen produciendo asesinatos", concluye.

play_arrowVolver