Contaminación acústica

Urbanismo precinta las seis primeras 'cajas negras' de bares de copas por exceso de ruido

Los locales que no han respetado los decibelios de la nueva ordenanza de Medio Ambiente han cometido una infracción grave y sus limitadores deben ser evaludados por una Entidad Ambiental

20.05.2016 | 09:00

Los limitadores del ruido que hay en el interior de los locales de copas y de bares con música, también llamados coloquialmente 'caja negra' porque quedan registrados el volumen y los decibelios, están cumpliendo su papel. Tanto es así, que la concejalía de Urbanismo ha precintado los primeros equipos técnico de seis bares, que han vulnerado los registros máximos que establece la nueva ordenanza de Medio Ambiente. El Ayuntamiento, desde que entrara en vigor esta norma y se agotara el plazo de la moratoria dada a los hosteleros para instalar este equipo limitador y registrador, conoce por Internet en tiempo real los niveles de ruido en cada uno de los establecimientos donde están colocados.

Los datos recogidos por estos limitadores son enviados telemáticamente a la Policía Local y a la concejalía de Urbanismo. Por lo que, en todo momento, se tiene constancia de qué bares superan o incumplen los niveles de ruido establecidos.

Esta especie de ´caja negra' no solo permite mantener un nivel constante del ruido en el interior del local, sino que además cuenta con un almacenamiento de al menos un mes de los niveles sonoros del local. Esos seis primeros limitadores precintados en base a la nueva ordenanza han sido descubiertos precisamente por los datos que en tiempo real llegan a los agentes.

El concejal de Urbanismo y Huerta del Ayuntamiento, Antonio Navarro Corchón, explicó a esta Redacción que esos establecimientos en cuya caja negra se ha detectado que incumplen los niveles máximos se encuentra en el centro de la ciudad y también en algún que otro barrio. El edil añadió que esas infracciones, que están tipificadas como graves en la nueva ordenanza de Medio Ambiente, se produjeron durante las Fiestas de Primavera, una época en la que los locales de ocio aumentan su clientela.

Los dueños de los limitadores precintados deberán recurrir a una Entidad de Control Ambiental (ECA), cuyo análisis es luego verificado por la Concejalía, que libera el aparato una vez que esté de nuevo a punto para seguir registrando los niveles de la música. En el control de actividades la entidad de colaboración ambiental comprueba los requisitos ambientales impuestos en una autorización ambiental, en una licencia o en la propia normativa ambiental a una actividad, mediante la utilización de equipos de inspección medición y ensayo, incluidos los correspondientes a la toma de muestras. La concejalía de Urbanismo tiene pendiente desde el año pasado la realización del mapa de ruido, una iniciativa que se presentó hace meses y a cuyo concurso se han presentado seis empresas.

«Están informando las ofertas y en junio estará adjudicado probablemente con un plazo de medio año para hacer el trabajo», recalcó Navarro Corchón, quien añadió que «la asociación 'No más ruido' nos ha pedido que no se hagan las mediciones en junio porque no serán representativas, algo que vemos lógico».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine