Municipal

Ahora Murcia quiere que se graben las reuniones de Urbanismo

Lo pide a raíz de la polémica con el plan de Cabezo, que este partido destaca que ha logrado parar, mientras que el concejal de Urbanismo lo desmiente y asegura que la edil Micol dice "barbaridades"

19.09.2015 | 17:17
Foto aérea mandada por Ahora Murcia de la zona en cuestión.

Ahora Murcia ha conseguido este viernes que se paralice un "controvertido" plan urbanístico que afectaría a más de 500 familias en Cabezo de Torres, "que se quedarían sin sus viviendas para construir en ese terreno una urbanización de lujo y edificios".

Se trata del Plan Especial PH-CT1, que afectaría a los cabezos de la Cruz y del Collado, según han informado fuentes de la formación política en un comunicado.

Este plan, que fue tramitado en su día por el exconcejal Fernando Berberena, este viernes lo ha dejado en la mesa la Comisión de Urbanización tras explicar la concejala Angeles Micol "las numerosas deficiencias detectadas en la documentación y tramitación del proyecto y, ante todo, que su aprobación estaría dando prioridad a intereses privados por encima del fundamental derecho social a una vivienda".

Y es que, el 71 por ciento de estas viviendas quedarían condicionadas por unas ordenanzas "que dejarían parte de las casas fuera de ordenación, lo que implica no poder obtener licencia rehabilitarlas con obras mayores, por lo que estarían condenadas a su degradación. El resto serían expropiadas o entrarían en las juntas de compensación, soportando unas gastos de urbanización que muchas familias no podrían asumir".

El Ayuntamiento justifica el Plan asegurando que la mayoría de las viviendas es de baja calidad, y que hay que reordenar la zona para que puedan entrar los vehículos y se puedan hacer calles mas anchas.

"Con esa justificación", asegura Micol, "deberíamos derribar decenas de barrios de Murcia, que no tienen accesos amplios ni tramas rectas y ordenadas. Y también habría que echar abajo el Albaicín de Granada o los cascos históricos de Ávila o Cuenca, porque están en cuesta, no son ordenados y son estrechos. Es una justificación ignorante y que atenta contra la defensa del patrimonio urbano tradicional".

Este polémico plan ya había quedado sin conseguir la aprobación en dos ocasiones anteriores, a raíz de las denuncias realizadas por Micol en su etapa como asesora urbanística de la asociación Huermur.

Los anteriores intentos de aprobación corrieron a cuenta, primero, de Berberena, y posteriormente, del exconcejal Juan Antonio Bernabé, en la pasada legislatura. "En esta última ocasión, el Gobierno dejó sobre la mesa el plan con la promesa de notificar el proyecto a los propietarios de las viviendas y dialogar con ellos, pero en realidad solo se ha notificado a los terratenientes", explica.

Este proyecto, además, ya estaba contemplado en el Plan General de Ordenación Urbana de 2001, lo que impide la realización de obras, conllevando una degradación "obligada y premeditada" de estas viviendas en los últimos 14 años.

El concejal delegado de Urbanismo, Antonio Navarro, ha desmentido tajantemente las manifestaciones realizadas por Ángeles Micol. "Son un relación incontenida de barbaridades, mentiras y falsedades", ha dicho Navarro, quien asegura que con ellas lo único que deja patente es "una ignorancia enorme, mala fe y demagogia absoluta".

El responsable de Urbanismo ha garantizado que esta actuación "va a permitir que se rehabiliten las existentes, se construya en solares abandonados, se generen zonas verdes y se mejoren los accesos".

Y es que, según ha explicado, la nueva ordenación que se plantea "en modo alguno afecta a las viviendas. Además, en su tramitación se han aceptado las alegaciones presentadas por los vecinos".

Respecto a la supuesta 'paralización' de la que "se vanagloria Ahora Murcia, lo cierto es que la comisión informativa celebrada este viernes por la mañana ha acordado someter la aprobación al Pleno de octubre porque los grupos municipales han solicitado más tiempo para estudiarlo", ha concluido.

A raíz de la reacción de este concejal, Ahora Murcia remitió un comunicado en el que subraya que "es lamentable que el PP murciano se dedique al inicio de la legislatura a sacar viejos proyectos que llevan en el cajón años, con la intención de que ahora sean aprobados aprovechando la todavía inexperiencia de los nuevos concejales de la oposición y la falta de conocimientos urbanísticos que aún se tiene por parte de los recién llegados a la política".



"Por otro lado, resulta patético asistir al lamentable espectáculo de lanzamiento de insultos del concejal de Urbanismo del PP, el señor Navarro, perdiendo los papeles al bajar al insulto personal contra nuestra concejala Micol, siendo ésta una actitud que lo descalifica a él mismo y que demuestra lo mal que encaja el PP una derrota propiciada por nuestra concejala y decidida por toda la oposición, puesto que el resto de grupos dio mas credibilidad a los argumentos de Micol que a los del Sr. Navarro, dejando el proyecto sobre la mesa. De nuevo el PP se queda solo", insiste. Por todo esto, Ahora Murcia exigirá que se graben las reuniones de la Comisión de Urbanismo, "para que todos los murcianos puedan conocer lo que sucede en ellas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine